Las Carolinas, esa denominación de los territorios que ocupan Carolina del Norte y Carolina del Sur que surgió durante la Guerra Civil estadounidense, permite identificar la cercanía entre muchos pobladores de ambos estados, tanto por vínculos familiares como laborales.

Pero hoy en día los separa el aislamiento (o no) y las órdenes ejecutivas de cada estado a causa de la pandemia del COVID-19. Desde el el gobierno de Carolina del Sur eliminó la orden obligatoria Trabajo u hogar (muy similar a Quédate en casa) que regía desde el . Además, el gobernador de dicho estado, hermano de Carolina del Norte, Henry McMaster, emitió una serie de órdenes ejecutivas el pasado que relajan las reglas establecidas previamente.

Por su parte, la situación de los pobladores de Carolina del Norte dista mucho de la de su homónimo del sur, con la orden ejecutiva Quédate en casa elevada por el gobernador Roy Cooper vigente al menos hasta el viernes.

La nueva flexibilización de Carolina del Sur

Entre otras cosas, las nuevas órdenes del gobernador McMaster implican que los restaurantes con espacios al aire libre reabran; que las compañías de alquiler pueda hacer reservas a corto plazo a personas provenientes de puntos críticos del virus, y que ya no se les exija 2 semanas de cuarentena a personas provenientes de puntos críticos del virus.

Comercios abiertos en las Carolinas

El , Carolina del Sur se convirtió -junto con Georgia- en uno de los primeros estados en permitir la reapertura de negocios desde la aparición del coronavirus. El estado abrió mueblerías, tiendas de ropa, tiendas de artículos deportivos, librerías, tiendas de artesanías, casas de música y florerías.

Las condiciones para la apertura de estos establecimientos fueron no admitir más del 20 % de su capacidad y aplicar el distanciamiento social y las normas de higiene de manos. En cuanto a los restaurantes. si todo funciona Carolina del Sur planea su apertura total para el .

En Carolina del Norte recién a partir del se empezaría una apertura paulatina de tiendas de ropa, tiendas deportivas, librerías, tiendas de artículos para el hogar y otros comercios.

Será entre 2 y 3 semanas después de esa fecha, durante la segunda fase del plan norcarolino, cuando comenzarán a abrir restaurantes, bares, gimnasios, servicios de cuidado personal y otras empresas, guardando ciertas restricciones.

Escuelas cerradas

Un punto en común entre las Carolinas es que ambos gobernadores anunciaron que ninguno de sus centros educativos reabrirán hasta, al menos .

Cantidad de casos de COVID-19

Con una población de 10.49 millones de personas, Carolina del Norte lleva registrados cerca de 13,000 casos del nuevo coronavirus y 420 muertos por esta causa. Por su parte Carolina del Sur, que cuenta con 5.14 millones de pobladores, cerca de 7,000 infectados y 267 muertos.

Carolina del Sur fue el último de los estados de la costa este de Estados Unidos en emitir una orden ejecutiva para limitar la salida de sus casas de la población en general, con excepción de los servicios esenciales, lo hizo recién a comienzos de . Carolina del Norte lo había hecho una semana antes el .

Apoyos económicos

Carolina del Sur recibirá 1.99 mil millones desde los Fondos de Alivio por el Coronavirus del gobierno federal. Carolina del Norte recibirá 2 billones de este fondo, según la cifra aprobada por el Congreso el mes pasado. De estos, 1.6 mil millones ya fueron enviados y distribuidos en diversas áreas críticas de la ciudad.

Cecilia Presa

Apasionada por el storytelling, soy Licenciada en Comunicación por la Universidad de Montevideo. Mi cobertura de temas está enfocada en el emprendedurismo, las finanzas personales y las problemáticas...

Leave a comment