Un grupo de expertos de Carolina del Norte concluyó que el distanciamiento social y la atención médica oportuna siguen siendo las medidas clave para frenar la propagación del COVID-19 en Carolina del Norte.

El equipo estuvo conformado por expertos de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, la Universidad Duke, RTI International y otras instituciones empresariales.

Mantener políticas de distanciamiento social como las que existen ahora nos dará la mejor oportunidad de garantizar que nuestro sistema de atención médica tenga la capacidad suficiente para manejar el creciente número de infecciones por SARS-CoV-2, reseña el informe.

Asimismo, los expertos sugirieron mantener la orden de permanecer en casa al menos hasta después del , aunque eso eleve a 50 las probabilidades de que el número de contagiados supere la cantidad de camas instaladas en las unidades de cuidados intensivos de algunos centros médicos.

Escenarios del informe

El informe también esboza dos posibles escenarios de personas contagiadas en Carolina del Norte para el primero de , dependiendo de las políticas públicas que se implementen en cada caso:

  • Escenario 1: Mantener las políticas públicas agresivas para limitar la trasmisión del virus incluso después de que cese la orden de permanecer en casa, estimando que de esta forma incrementen a 250.000 los casos positivos.
  • Escenario 2: Mantener las políticas vigentes hasta el final de (fecha en la que finaliza la orden de permanecer en casa), y suspender el distanciamiento social un tiempo después, con lo cual se estiman 750.000 casos positivos.

Ambos escenarios contemplan probabilidades de que se exceda la capacidad del sistema médico de Carolina del Norte para atender a los pacientes con COVID-19, debido a los límites en suministros, camas hospitalarias y personal médico.

En el primer escenario se estima una probabilidad aproximada del 25 y en el segundo, de 50, bajo el supuesto de que no exista una vacuna para la enfermedad.

Estimaciones en políticas sanitarias

El informe señala que el Estado puede dar dos respuestas para evitar que el sistema de atención médica en Carolina del Norte colapse ante un repunte en los casos de COVID-19:

  1. Aplanar la curva de casos positivos mediante políticas que incrementen o mantengan el distanciamiento social y su adopción por parte del público en general, así como otros esfuerzos para desacelerar la transmisión del virus.
  2. Incrementar la capacidad que tiene el sistema de salud para atender a las personas contagiadas.

En ambos casos, la puesta en marcha de actividades tal y como funcionaban antes del COVID-19 no se pronostica en ninguno de los escenarios propuestos. Lea en inglés el informe completo en el siguiente enlace.

Para las últimas informaciones locales y en español sobre el coronavirus en Carolina del Norte, visite a La Noticia.

José Cordero

Licenciado en Comunicación Social por la Universidad de Los Andes, Venezuela. Periodista de La Noticia. jcordero@lanoticia.com

Leave a comment