Ya no se puede escribir directamente a personas presas en las cárceles de Carolina del Norte.

A partir de esta semana, ni familiares o amigos podrán enviar correspondencia allí.

Ahora se enviarán cartas a Maryland, donde un contratista las escaneará y enviará una copia digital a la prisión para que pueda imprimirse.

Los defensores criticaron fuertemente el cambio.

Señalaron, entre otras cosas, que una copia impresa digital del dibujo de un niño no es lo mismo que el real.

La política está destinada a mantener las drogas fuera de las cárceles estatales, según los funcionarios. 

Algunos contrabandistas "han aprendido a convertir el correo en droga”.

Y es que recubren el papel con "fentanilo líquido, Suboxone, K2 u otras sustancias controladas", dijo el Departamento de Seguridad Pública del estado al anunciar el cambio.

Esta política ha estado vigente durante algún tiempo en las cárceles estatales para mujeres, y ahora se ha expandido a todas las instalaciones

El Departamento de Seguridad Pública dijo que la política generó "pocas quejas" en las cárceles de mujeres y que las infracciones por abuso de sustancias se redujeron en un 50 %.

Una empresa llamada TextBehind procesará el correo y no habrá ningún cargo por el correo regular. 

Sin embargo, la compañía tiene una aplicación para teléfonos celulares y computadoras, y cobrará a las personas que quieran enviar cartas digitales, tarjetas de felicitación y fotos o obras de arte cargadas a través de la aplicación.

Los cargos comienzan en 49 centavos.

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS:

Presos escondían drogas y tabaco ¡dentro de un balón de fútbol americano!

Preocupa que presos de Mecklenburg tengan acceso a tabletas en prisión

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario