Mantener a los hijos en una actividad física requiere encontrar formas para motivar a niños y adolescentes a ejercitarse. Aún en espacios pequeños o cerrados es posible hacer algunas actividades de acondicionamiento, beneficiosas para el cuerpo y la mente.

Una de las mejores maneras de limitar en niños y adolescentes la televisión, así como aparatos electrónicos, es el ejercicio. En ese sentido, la Fundación Nemours plantea muchas ventajas de las actividades físicas y deportes, entre ellas:

  • Fortalecer huesos y músculos.
  • Reducir las probabilidades de tener sobrepeso.
  • Minimizar el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.
  • Mantener en niveles óptimos la presión arterial y el colesterol.
  • Cultivar vínculos familiares.
  • Tener una actitud positiva ante la vida.

Ahora bien, no siempre es apetecible hacer ejercicios para los niños y jóvenes. Por ello, la Academia Americana de Pediatría nos pasea por algunas sugerencias.

¿Cómo motivar a los hijos a ejercitarse?

Escoja una actividad apropiada según la edad.

Cada una de las actividades físicas requiere habilidades específicas de los niños o adolescentes. En ese sentido, es muy importante tener claras cuáles ejercicios son apropiados según la edad. Producir lesiones y sobrecargas puede hacer que sus hijos renuncien de inmediato.

Haga que las rutinas sean muy divertidas.

Para los niños y adolescentes hacer ejercicios es una forma recreativa. Los ejercicios entonces, deben cumplir con esa función que les permitan mantenerse atraídos en todo momento.

Incluya a la familia.

Una forma de pasar tiempo juntos es hacer ejercicio placentero con toda la familia. Los fines de semana o tardes después de estudiar son espacios perfectos para que la familia se reúna en torno a una actividad física.

Brinde herramientas apropiadas.

Algunos juguetes básicos como pelotas, balones, cuerdas para saltar, lentes de natación, etc, facilitan la oportunidad de que las actividades deportivas sean una opción de entretenimiento en el tiempo libre.

Incluya el ejercicio en una rutina habitual.

Trate de que sus hijos vean las actividades físicas como una alternativa fija en un calendario. De esa forma, siempre estarán preparados para la acción.

Ofrezca variedad.

Conozca varias alternativas: baloncesto, natación, aeróbicos, caminatas, carreras, y muchas otras. Considere los gustos e inclinaciones de sus hijos.

Sea un modelo a seguir.

Ser un ejemplo a seguir es, sin duda, necesario para motivar a sus hijos a ejercitarse.

Planifique espacios seguros.

Garantice que los lugares escogidos cumplen con medidas de seguridad para ejercitarse, es decir, propicie propicie que sean libres de riesgos.

No se exceda.

Recuerde que toda actividad deportiva tiene que ser divertida y recreativa. Así que asegúrese de exponer a sus hijos al ejercicio físico por un tiempo adecuado.

Fuentes consultadas:
Academia Americana de Pediatría (AAP) / Fundación Nemours

Jeralí Giménez

Lic. en Comunicación Social. MBA en Mercadeo. CEO de Link BTL. Disfruto de leer y escribir. Soy madre y esposa agradecida con la vida. jgimenez@lanoticia.com

Leave a comment