¿Por qué miles de negocios siguen sin suficientes empleados?
Subir los salarios a los trabajadores puede generar un impacto económico en las empresas pero es más costoso detener la producción. Foto: Andriy Blokhin / Adobe Stock

No es un secreto para nadie que el país vive una inquietante escasez de trabajadores. Muchas industrias tienen sus operaciones a medias o hasta suspendidas por falta de personal. Se han intentado múltiples estrategias para cubrir estas vacantes, pero no hay un resultado alentador. ¿Por qué no regresan los trabajadores a las empresas?

Algunos sectores de la economía están más afectados que otros. La mayor escasez de empleados se puede detectar en industrias como la manufactura, la logística, el transporte y la hotelería. Es decir, mano de obra.

Por ejemplo, la Asociación Americana de Hoteles y Alojamiento estimó que casi 500,000 puestos de trabajo en operaciones hoteleras no serán cubiertos para finales del 2021.

Un tercio de los extrabajadores de la industria hotelera aseguró que ya no consideran volver a este sector, según una encuesta de Joblist.

En busca de culpables

Muchas personas pensaron que la culpa de este fenómeno la tenía el gobierno federal, por haber ofrecido una compensación complementaria (de $300) al seguro de desempleo estatal.

Los habitantes de Carolina del Norte elegibles para los beneficios estatales regulares del seguro de desempleo pueden obtenerlo hasta por 13 semanas, el nivel más bajo ofrecido por cualquier estado. Se brindan un beneficio semanal máximo de $350, aunque el reclamante promedio que reciben es de alrededor de $235.

Muchos argumentaban que una persona ganaba más por la suma del seguro de desempleo estatal y federal, que en un trabajo con el salario mínimo, que en Carolina del Norte se ubica en un insultante $7.25 la hora.

Empresarios y políticos presionaron a la Casa Blanca para que se eliminara el seguro de desempleo federal, y así “forzar” a los trabajadores a que regresen a las empresas. El gobierno cedió y a principios de septiembre se quitó este beneficio. Sin este estímulo ¿regresaron los empleados?

Con este cambio la reducción de la tasa de desempleo en Carolina del Norte fue incipiente. Esta cifra se ubicó en el 4.3 % en agosto, y para finales de septiembre, sin el seguro de desempleo federal, llegó al 4.2 %. Los letreros “Help wanted” siguen colgando de las ventanas de varios negocios en las Carolinas.

¿Cómo retener empleados?

La pandemia del COVID-19 replanteó la forma como se está moviendo la economía y está generando una transformación en el mercado laboral. Las empresas que busquen sobrevivir no tienen más remedio que adaptarse a estos cambios.

Otro factor para tomar en cuenta: la mayoría de sectores que sufren escasez de mano de obra son aquellos que ofrecen salarios más bajos. Entonces ¿qué hacer? Una opción es mejorar las condiciones laborales y salariales.

Muchas industrias han buscado maneras creativas de captar trabajadores, desde bonificaciones, pasando por salarios más altos, hasta una mayor flexibilidad en los horarios. Estos son solo algunos de los atractivos implementados en un mercado laboral donde la demanda supera la oferta.

Evidentemente subir los salarios generará un impacto económico en las empresas, sin embargo, es mucho más costoso detener la producción o perder clientes, por falta de trabajadores.

A diferencia de lo que muchos creen, los trabajadores no están enquistados en los programas de ayuda del gobierno, simplemente quieren un salario digno, la oportunidad de cuidar a su familia y estar en un entorno en donde sientan que su actividad es valorada. Tener buenas condiciones laborales y salariales es un buen negocio para todos.

Encuentre este editorial en inglés aquí.

Diego Barahona A.

Periodista, editor, asesor, y presentador. De 2016 a 2019 el periodista más galardonado en Estados Unidos por los Premios José Martí. Autor del best seller: ¿Cómo leer a las personas? dbarahona@lanoticia.com

Deja un comentario