La variante Ómicrón es la predominante en todo el país, las anteriores cepas de Coronavirus habían dejado efectos devastadores en la población que vive en asilos, pero esta nueva forma del virus ha puesto nuevamente en jaque estos lugares.

Ómicron: Asilos en el país, los más golpeados por la nueva variante de COVID-19

Esta nueva variante del Coronavirus ha hecho que las muertes en asilos en todo el país vuelvan a tener números alarmantes, es por eso que se han implementado medidas y restricciones de visitas para todas las personas que están en este tipo de lugares.

De acuerdo con reportes, los asilos fueron el epicentro de la pandemia desde el principio, incluso antes de que la vacuna permitiera que muchos de ellos reabrieran a los visitantes el año pasado.

Ahora, la variante Ómicron, considerada más contagiosa, ha hecho que los asilos tengan números récord de alrededor de 32,000 casos de COVID-19 entre los residentes en la semana que terminó el 9 de enero, un aumento de casi siete veces respecto al mes anterior, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). 

Aproximadamente 57,200 trabajadores de asilos, con mucho, el número más alto registrado durante la pandemia, contrajeron el virus en la semana que terminó el 9 de enero, un aumento de más de diez veces respecto al mes anterior. 

Se registró un total de 645 muertes relacionadas con la Covid-19 entre los residentes durante la misma semana, un aumento del 47% con respecto al período anterior; existe el temor de que las muertes puedan aumentar mucho antes de que la variante Ómicron termine.

Los números no son similares al 2020, pero podrían serlo

A pesar de las cifras crecientes, la situación no es tan grave como lo era en diciembre de 2020, cuando las muertes en hogares de ancianos por semana superaron las 6 mil 200. 

Los expertos acreditan las altas tasas de vacunación ahora entre los residentes de los asilos: alrededor del 87% están completamente vacunados, según datos de los CDC.

Las vacunas y refuerzos contra la Covid-19 brindan una fuerte protección contra enfermedades graves, hospitalización y muerte, pero los enfermos y los ancianos son especialmente vulnerables al virus. 

Los funcionarios de los hogares de ancianos dicen que están respondiendo al brote limitando a los visitantes a las áreas comunes en lugar de permitirles ingresar a las habitaciones de los residentes y restableciendo el distanciamiento social. 

Algunos estados, como Nueva York, han implementado sus propias medidas, como exigir prueba de COVID-19 negativa para los visitantes y proporcionar a todos cubrebocas quirúrgicos. Los hogares de ancianos también están trabajando para aumentar los números de vacunación, especialmente para los refuerzos. El 73% de los residentes de los asilos de todo el país han recibido una dosis adicional. 

Los números de refuerzo son mucho peores para el personal que trabaja ahí. Aproximadamente el 83% está completamente vacunado, pero solo el 29% ha recibido una dosis adicional. Los hogares de ancianos han estado realizando clínicas y reuniones públicas para enfatizar la importancia de las vacunas contra la COVID-19.

También obtuvieron otra herramienta para aumentar las vacunas cuando la Corte Suprema de Estados Unidos confirmó el jueves un mandato de vacunación para la mayoría de los trabajadores de la salud del país.

Emmanuel Gutiérrez

Lic. Comunicación Social. Amante del periodismo, redes sociales, música, techno, deportes y videojuegos. La comunicación es el primer paso para llegar a un acuerdo. egutierrez@lanoticia.com

Deja un comentario