Un día como hoy pero hace 61 años, la historia de Carolina del Norte estuvo a punto de cambiar por completo, cuando dos bombas atómicas cayeron de un avión militar que se estrelló en un campo cerca de Goldsboro.

El sitio donde cayó una de las bombas nucleares está marcado actualmente por un parche inusual de árboles en medio de un campo. 

Una de las bombas cayó intacta, con un paracaídas para guiar su caída. 

La otra, sin embargo, se estrelló contra el lodo a cientos de millas por hora y se hundió profundamente en la tierra pantanosa

TAL VEZ SEA DE TU INTERÉS: FBI ofrece $ 10,000 para descifrar misterioso caso de bombas caseras en Carolina del Norte

Según muchos relatos, no se pudieron recuperar todos los restos de la bomba, y se cree que algunas piezas permanecen escondidas a casi 200 pies bajo tierra.

"Solo un interruptor evitó que la bomba de 24 megatones detonara", se lee en los documentos anteriormente secretos que describen lo que hoy se conoce como el 'Percance nuclear’.

¿Por qué no explotaron las bombas? 

Las bombas atómicas fueron mucho más fuertes que las lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki en Japón.

¿Qué le habría pasado a Carolina del Norte si hubieran detonado?

"Fácilmente podría haber matado a mis padres", dijo a WRAL el coronel retirado de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, Carlton Keen, quien ahora enseña ROTC en Hunt High School en Wilson. 

TAL VEZ SEA DE TU INTERÉS: FBI sigue buscando a sospechoso del asalto al Capitolio

Creció en el condado de Wayne, a solo unas pocas millas del epicentro del accidente nuclear.

Consecuencias habrían sido catastróficas

Miles podrían haber muerto en la explosión y después de la nube radiactiva, especialmente dependiendo de la dirección en que soplaran los vientos.

"Las tasas de cáncer a largo plazo serían mucho más altas en toda el área", dijo Keen.

Hoy en día, muchos habitantes de Carolina del Norte no tienen idea de lo cerca que estuvo el estado de ser alcanzado por dos poderosas bombas nucleares.

"Si golpeó en Raleigh, habría tomado Raleigh, Chapel Hill y las ciudades circundantes", dijo Keen. 

"Estas bombas nucleares eran mucho más poderosas que las que se lanzaron en Japón”.

Cada vez menos recuerdan el percance

Si bien muchos pasan por el lugar del 'Percance nuclear' todos los días sin siquiera darse cuenta, quedan algunas cicatrices de esa noche escalofriante.

"Si miras Google Maps en vista satelital, puedes ver dónde la tierra tiene un color diferente en partes del campo", dijo Keen.

TAL VEZ SEA DE TU INTERÉS: Niño latino de 3 años se intoxicó al comer un cake pop de marihuana: "Estaba retorciéndose"

 “Ahí es donde los oficiales militares cavaron tratando de encontrar los restos de la bomba y piezas del avión”.

Según Keen, los funcionarios excavaron 900 pies de profundidad y 400 pies de ancho en busca de piezas de la bomba, hasta que llegaron a un depósito de agua subterráneo, lo que creó un desastre fangoso.

"Consiguieron el núcleo, el pozo de plutonio", dijo.

"Por lo tanto, no puede ir a un orden superior o alcanzar una masa radiactiva”.

Carolina del Norte estaba a un paso de que cualquiera de esas bombas creara una explosión nuclear, con un hongo atómico y todo.

"Me da escalofríos", dijo Keen.

Ocho tripulantes estaban a bordo del bombardero B-52 que consume mucha gasolina durante un vuelo de rutina a lo largo de la costa de Carolina esa fatídica noche. 

Solo cinco de ellos lograron volver a casa.

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario