El proyecto de ley responsabiliza al Ejército de todo lo que le pase a sus miembros. (Foto: Ejército Estados Unidos/FindVanessaGuillén)

Este jueves, dos legisladores demócratas presentaron el proyecto de ley bipartidista “Soy Vanessa Guillén”, que tiene como principal objetivo acabar con el acoso y abuso sexual en el Ejército, además hacer investigaciones más rigurosas respecto a estos temas.

Vanessa Guillén, la soldado latina de 20 años que desapareció el pasado 22 de abril de 2020 en la Fort Hood de Texas, dijo a su familia en múltiples ocasiones que sufría de acoso sexual. Sus restos fueron encontrados dos meses después a unos 32 kilómetros de la base.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo este jueves que la familia de Guillén “convirtió la pena en progreso en memoria de Vanessa”.

“Tiene que haber justicia para Vanessa y para los muchos miembros de las fuerzas armadas que sufren esta epidemia de acoso y asalto sexual”, agregó.

Pelosi aseguró que el nuevo proyecto de ley hace totalmente responsable a las Fuerzas Armadas de lo que ocurra con sus miembros.

“Este proyecto de ley bipartidista hace a las Fuerzas Armadas responsables por la seguridad de sus miembros. Es un paso adelante para asegurar que ningún soldado ni sus familias tengan que pasar por este sufrimiento”.

“Soy Vanessa Guillén” empodera a la víctimas

La iniciativa de ley, propuesta por los representantes demócratas Markwayne Mullin, de Oklahoma, y Jackie Speier, de California, establece que el proceso de los casos de abuso sexual ya no sean tratados al interior de la cadena de comandos y se trasladen a una fiscalía dentro de cada una de las  Fuerzas Armadas.

También, la ley propone que investigadores especiales en casos de acoso y abuso sexual se hagan cargo de los casos. Además de la declaración de un delito militar independiente por acoso sexual.

“Perdimos a Vanessa en un crimen horroroso, a lo cual se sumó la falla de los militares. Los informes de investigadores han encontrado una cultura quebrantada y tóxica en la cual el acoso y el asalto sexual eran extensos y tolerados”, dijo Speier.

“Los soldados tenían miedo de denunciar la violencia sexual por miedo a las represalias”, agregó.

Aldo Mendoza

Egresado de la carrera de Comunicación y Periodismo en la Facultad de Estudios Superiores Aragón, UNAM. amendoza@lanoticia.com

Deja un comentario