Un análisis de datos realizado por La Noticia encontró que dos de cada cinco latinos inscritos para votar en las últimas elecciones presidenciales en Carolina del Norte, tenían menos de 30 años de edad, sin embargo, fueron el grupo que menos ejerció su derecho al voto. ¿A qué se debe esto?

ESCUCHA ESTA NOTICIA

A finales de abril del 2020, con apenas semanas de convertirse en ciudadana estadounidense, Daniella Cárdenas, una joven de origen peruano quien vive en el condado de Mecklenburg, se inscribió para votar. Seis meses después, en noviembre, votó por primera vez en una elección presidencial.

“Personalmente nunca he sido partidaria del expresidente Donald Trump. Entonces yo quería votar para que mi voto contara y para que pudiera haber otra administración a cargo. Y eso me llevó a hacer mi solicitud [de ciudadanía] y querer votar”, explicó la joven.

Cárdenas, de 21 años, pertenece al grupo de edad de votantes latinos más numeroso en Carolina del Norte, un 42 % tiene menos de 30 años. Su entusiasmo por ir a las urnas no es compartido por otros latinos de este segmento.  

A pesar de que este grupo de votantes es el más grande, también es el que menos participó en las elecciones generales. Más de la mitad de los latinos entre 18 y 29 años inscritos para votar en las elecciones de noviembre se abstuvo de hacerlo, según un análisis realizado por La Noticia del registro de votantes y el historial de votación de la Junta Electoral de Carolina del Norte.

El segundo grupo que no votó, que representa el 20 % del padrón electoral de la comunidad latina, son personas entre los 30 y 39 años. 

El análisis de datos también evidenció que los latinos con mayor edad, y que son el grupo más pequeño, son quienes acudieron más a las urnas. El 73 % de los latinos registrados para votar de entre 50 y 59 años lo hicieron y porcentajes similares de participación tuvieron los mayores de 60 años. 

“Los jóvenes en una comunidad son los votantes que siempre todo el mundo está tratando de que salgan y voten, pero tienen las características más difíciles para que salgan y voten constantemente”, dijo Leonardo Scarpati, Presidente del Comité de Participación Cívica, una organización que educa y estimula la participación de los latinos en los procesos electorales en Mecklenburg desde el 2017. 

Los ciudadanos registrados como latinos ante la Junta Electoral de Carolina del Norte representan el 3 % del padrón electoral.

Este número podría ser mayor porque reportar la etnicidad no es obligatorio en el estado y depende de la decisión del votante. Esta cifra tampoco incluye a quienes se inscribieron antes del año 2002, cuando se incluyó la variable de etnicidad en el registro de votantes y que no ha actualizado sus datos.  

Los votantes latinos son jóvenes

Carolina del Norte es un estado en donde ganó apretadamente el demócrata Barack Obama en el 2008, pero que en las siguientes elecciones presidenciales se inclinó por candidatos republicanos.

Su característica de estado “péndulo” hace que los grupos minoritarios tengan un peso importante en las contiendas electorales cerradas, pero también porque el estado viene experimentando un cambio en su composición demográfica desde que inició este siglo. 

Entre el 2000 y 2010, los latinos que viven en Carolina del Norte que nacieron en Estados Unidos y en el extranjero aumentaron, aunque el grupo que nació en el país creció más rápidamente, según un reporte de la organización Carolina Demography que analiza los cambios de población en el estado. 

“Es la primera vez que realmente estamos comenzando a ver una gran cantidad de residentes latinos de segunda generación, que tienen los requisitos para votar y que también participan en las elecciones”, explicó Rebecca Tippett, directora de Carolina Demography.

“No me sorprende en absoluto que la concentración más alta por edad de los votantes sea menor de 30 años. Por eso, todavía tenemos una población latina que es relativamente nueva en Carolina del Norte”, añadió. 

El promedio de edad del latino en Carolina del Norte, de acuerdo al reporte de  Carolina Demography, es de 24.8 años, mientras a nivel nacional es de 29.5 años. 

¿Por qué no van a las urnas los votantes latinos jóvenes?

Tippett agregó que los adultos más jóvenes, sin importar su etnicidad, suelen votar menos que los adultos de mayor edad. “Votar tiende a ser un hábito desarrollado con el tiempo para muchas personas, y es más fuerte en edades más avanzadas”. 

El análisis de datos de La Noticia del registro de votantes y del historial de votación en Carolina del Norte evidencia que los individuos menores de 30 años componen el grupo que menos votó sin importar su etnicidad en las elecciones del 2020. 

Sin embargo, esta tendencia es más marcada entre los votantes latinos. El 52 % de los latinos más jóvenes decidió no votar, mientras que ese porcentaje es del 44 % y del 39 % en las categorías de votantes no latinos y que no se identifican con ninguna etnicidad respectivamente.

Tippett recordó que algunos niños o adultos jóvenes latinos son los primeros en su familia en ser elegibles para votar y que posiblemente no han visto hacerlo a sus padres, quienes no son ciudadanos.

Daniella Cárdenas, quien llegó a Estados Unidos a la edad de 8 años, contó que aprendió la importancia de votar por su mamá, quien siendo residente en Estados Unidos, vota en el extranjero en las elecciones de Perú.

“Creo que es también una influencia. [En Perú] es porque es obligatorio votar …. Si regresamos a Perú, y queremos hacer algún trámite, renovar nuestra identificación, hay que pagar una multa [si no se ha votado]”, dijo la joven.

Una consulta realizada por La Noticia a 20 votantes latinos menores de 39 años (que representan a más del 60 % de los electores latinos) residentes de Mecklenburg y que no votaron en las elecciones de noviembre, de acuerdo a los registros de votación oficiales, reveló que las principales razones para no votar incluyen: la falta de tiempo, el desencanto con los políticos y la idea de que votar no genera ningún cambio. 

“Ninguno de los dos candidatos me impresionó para votar. Por otro lado, ese día tenía bastante trabajo que hacer. Cuando salí estaban por cerrar los lugares donde se va a votar”, dijo Miguel Angel León, quien trabaja como estimador en una compañía de construcción.

“Los partidos no me llaman la atención para votar”, comentó Teresa. Ella está inscrita como demócrata aunque dice ser independiente. Pidió a La Noticia guardar su identidad porque considera que la política no es un asunto “público”. 

Por su parte, Mary Aguirre explicó que no le gusta votar porque los políticos “prometen lo que la gente quiere escuchar, pero a la hora de la hora hacen lo que ellos quieren”, dijo. 

Cómo prefieren votar los latinos en Carolina del Norte

Pese a esto, la participación de los votantes más jóvenes aumentó en las elecciones generales del 2020 con respecto a las elecciones del 2016, de acuerdo con Abby Kiesa, subdirectora del Centro de Información e Investigación sobre Aprendizaje y Participación Cívica (CIRCLE por su sigla en inglés).

“Entre 2016 y 2020, la participación electoral en Carolina del Norte aumentó 10 puntos. Quiero decir, puede no parecer mucho en términos de un número, pero en términos de tasas de participación reales eso es un gran salto”, dijo Kiesa, cuya organización independiente hace investigación sobre la participación cívica de los jóvenes en Estados Unidos.

Kiesa aclaró que aún están analizando datos del reciente proceso electoral, pero han encontrado que las tasas de votación de los jóvenes que viven en los estados del sur son más bajas que en otras partes del país, donde fue más fácil votar.

“En las elecciones del 2020 los votantes de Carolina del Norte tuvieron que solicitar las papeletas para votar por correo, si deseaban votar de esa manera. Eso no fue así en otros estados. Esa fue principalmente la forma en que sucedió en el sur”, añadió. 

La votación anticipada y la votación en persona fueron los métodos más usados por los latinos en Carolina del Norte, en un proceso electoral que se desarrolló en medio de la crisis de salud pública provocada por el COVID-19. Los votantes más jóvenes también prefirieron estas dos opciones: un 60 % votó en el período de votación anticipada y otro 23 % lo hizo de manera presencial el 3 de noviembre.

Kiesa dijo que el abstencionismo electoral entre los jóvenes está relacionado con la falta de información sobre el proceso electoral, por ejemplo, dudas y temores sobre cómo se vota. También con la ausencia de redes que les permitan conversar sobre estos temas y tener una voz en el proceso. 

“Este tipo de conexiones locales y relaciones locales pueden realmente importar mucho”, concluyó. 

Encuentra esta nota en inglés

METODOLOGÍA 

Para el análisis de los votantes inscritos, La Noticia utilizó el archivo de registro de votantes de la Junta Electoral de Carolina del Norte, que contienen la información pública sobre las personas registradas, anteriormente registradas o que intentaron hacerlo en Carolina del Norte. 

El análisis solo incluyó a los votantes en estado activo, inactivo o temporal. Se solicitó a la Junta Electoral actualizar a los votantes que actualizaron sus información en los días previos a las elecciones. La base de datos corresponde a la actualización al 3 de abril del 2021.

Para el análisis de los ciudadanos que emitieron su voto en las elecciones generales del 2020, se utilizaron los archivos que contienen una entrada de datos para cada elección en la que participó un votante en el estado en la última década. 

También se usaron los archivos de registro de votantes que contienen la información pública de las personas registradas.

Como estos registros cambian cada fin de semana, el análisis de datos corresponde a la información actualizada al 10  de abril del 2021.

Foto del avatar

Mónica Cordero

Mónica Cordero es una periodista independiente de investigación que usa el análisis de datos para contar historias a profundidad. Es costarricense y vive en la Ciudad de Nueva York.

Deja un comentario