Un sujeto de Marion, Carolina del Sur, fue acusado por el asesinato de una mujer durante un secuestro y robo de auto.

Se trasladó por varios estados hasta que dejó a la mujer mayor muerta.

Dominique Devonah Brand de 29 años de edad y originario de Marion es el acusado.

Fue señalado en una acusación formal de tres cargos

De secuestro con resultado de muerte, robo de automóvil con resultado de muerte y uso de un arma de fuego para promover un delito de violencia que resultó en la muerte de una persona de esa manera constituir asesinato.

Brand presuntamente retuvo a Mary Ann Elvington de 80 años de edad a punta de pistola en su automóvil, según las órdenes de arresto obtenidas por News13. 

Las órdenes también muestran que Brand tenía una escopeta y finalmente le disparó, causando su muerte.

La acusación formal alega que alrededor del 28 de marzo, Brand entró en la casa de Elvington en Nichols y la secuestró

La acusación formal alega además que Brand obligó a Elvington a llevarlo en su Buick Lacrosse 2012 a Lake Waccamaw, Carolina del Norte.

Y luego de regreso a Lakeview, Carolina del Sur.

Asesinó a la mujer y abandonó su cuerpo

Allí, Brand obligó a Elvington a sentarse en el asiento trasero del vehículo y se fue con ella en él. 

Poco después, Brand disparó y mató a Elvington detrás de una tienda de comestibles abandonada en Zion Crossroads en el condado de Marion.

Para después conducir el vehículo a un área boscosa detrás de un club nocturno en Marion, abandonándolo, según la acusación.

El cuerpo de Elvington fue encontrado en Zion Road cerca de Zion Grocery, según el forense del condado de Marion, Jerry Richardson. 

Eso está a unas 10 millas de donde se encontró su vehículo, según informes anteriores.

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS:

Carolina del Sur en pánico: Tres muertos y una mujer embarazada resultó herida tras un tiroteo

Una mujer fue brutalmente asesinada a tiros en Carolina del Norte

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Leave a comment