La policía de Raleigh dice que la protesta en el centro es 'ilegal' mientras los manifestantes lanzan fuegos artificiales
(Foto: Archivo)

Carolina del Sur se encuentra en conmoción luego de un tiroteo durante un robo a una casa donde perdieron la vida tres personas y una mujer embarazada quedó muy herida.

Un padre y sus dos hijos de edad adulta murieron a causa del ataque, mientras que la embarazada resultó gravemente lesionada y tuvo que dar a luz de emergencia, según dijeron las autoridades locales a The Associated Press.

Eugene Martin irrumpió en una casa de Sumter alrededor de las 11:15 de la noche del sábado, disparando a cuatro personas, dijo la policía de la localidad a través de un comunicado.

Raymond Davis, de 61 años y sus hijos, Randy Davis, de 36 años, y Marcus Davis, de 32 años, murieron antes de que pudieran ser llevados al hospital.

Así lo reveló el forense del condado de Sumter, Robbie Baker.

La mujer y su bebé luchan por vivir

La mujer embarazada tiene 21 años y fue llevada al hospital y su bebé nació por cesárea de emergencia, dijo la policía.

El bebé se encuentra en estado crítico, mientras que la mujer aún se recupera de las lesiones.

Salvaron sus vidas

De acuerdo con la policía, otras dos personas que igualmente estaban dentro de la casa no resultaron heridas.

Los investigadores dijeron que darían a conocer más detalles sobre lo que llevó al allanamiento y el tiroteo posteriormente.

El presunto asesino ya fue arrestado

Martin, de 27 años, está acusado de tres cargos de asesinato, cuatro cargos de intento de asesinato, robo en primer grado y otros cargos.

Fue arrestado el domingo por la mañana y permaneció en la cárcel. No se sabía si tenía abogado.

El tiroteo ocurrió en un vecindario de casas pequeñas en Marilyn Avenue, cerca de la autopista 378 al norte del centro de Sumter.

Sumter está a unas 40 millas (72 kilómetros) al este de Columbia.

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario