oracion-a-nuestra-senora-de-la-candelaria-la-virgen-que-ilumina-el-camino
La Virgen de la Candelaria se encuentra dentro de las vírgenes negras. Es venerada en todo el mundo. Pero es particularmente la patrona de Tenerife y de las Islas Canarias, donde se originó la devoción.

La Fiesta a la Virgen de la Candelaria se celebra el 2 de febrero. Es una ocasión para ofrecerle una oración a Nuestra Señora de la Candelaria para que ilumine los caminos difíciles.

Candelaria se encuentra dentro de las vírgenes negras. Es venerada en todo el mundo. Pero es particularmente la patrona de Tenerife y de las Islas Canarias, donde se originó la devoción. Su historia llegó a América Latina y se convirtió en una de las advocaciones marianas más importantes en países como México, Perú, Colombia, Bolivia, Venezuela, Argentina, Chile, Costa Rica, Cuba y Ecuador.

En México, la Virgen de la Candelaria es la segunda imagen mariana de relevancia, después de Guadalupe.

¿Qué se le pide a Nuestra Señora de la Candelaria?

Existe la tradición de que Candelaria es la virgen que ilumina el camino en situaciones difíciles. Aunque se desconoce las razones, se dice que los días viernes son los mejores para rezarle una oración a la Virgen de la Candelaria.

Asimismo, cuando se le pide por la salud de un enfermo se recomienda ofrecerle una vela de color amarillo a la virgen, con el fin de que ilumine espiritualmente el alma de la persona. También se considera que es la guía de las almas al momento de su muerte. 

Oración para pedirle a la Virgen de la Candelaria

(Hacer la oración durante tres días seguidos)

Queridísima Virgen de la Candelaria:
nos reunimos junto a ti con humildad y esperanza
pues sabemos nos amas, nos escuchas y nos das luz
en todo momento y situación,
sobre todo cuando estamos agobiados por los problemas;
hoy llegamos ante tu Imagen llenos de ilusión
con nuestra fe y confianza puestas en ti Señora,
y te traemos nuestra devoción y nuestro cariño,
acéptalos amada Virgen Santísima,
y no nos dejes sufrir más, dulce Madre nuestra.

Déjanos contemplar tus virtudes
y enséñanos a imitarlas para que seamos mejores.

Que nos parezcamos a ti cada día más,
para agradar al Señor como tú lo hiciste
y vivamos así, en paz, amor y alegría
y lleguemos luego a compartir contigo
la dicha eterna de la Gloria Celestial.

Virgen Inmaculada de la Candelaria
apiádate, Señora, y danos tus bendiciones,
porque de cuantos en ti confían y esperan,
Tú eres el mejor puerto de salvación
y con tus maternales caricias
todos recibimos los tesoros de los Cielos.

Oh, María, nuestra esperanza
nuestro amparo y nuestro auxilio,
nuestro refugio, claridad y camino
nuestra madre atenta que nos guardas y guías,
te suplicamos una vez más seas nuestro consuelo,
nuestra bendita mediadora con el Señor
y nos ayudes a conseguir solución en nuestros problemas.

Oh Virgen Santísima de la Candelaria:
más que todas las criaturas bienaventuradas:
te rogamos que hoy tu alma esté con nosotros,
líbranos, Señora, de todos los peligros,
aléjanos de enemigos, enfermedad y todo mal
y danos tu ayuda para salir de esta difícil situación
que hoy nos embarga el ánimo y nos hace padecer,
te suplicamos que nos alcances de tu Hijo amado,

Nuestro Señor Jesucristo,
remedio para salir con bien de estas dificultades:

(hacer aquí la petición)

Oh, Virgen de la Candelaria,
te damos gracias, Madre y Señora nuestra;
conscientes de nuestras debilidades acudimos a ti,
somos tus hijos y nos ponemos en tus manos,
haz que con tu poderosa intercesión
sea concedido lo que solicitamos,
y no nos dejes sin tu amparo y maternal cuidado
para que nos eduques y logres hacer de nosotros
verdaderos hijos de Dios.

Amada Virgencita haz que también nosotros suspiremos
por tener a Cristo en nuestro corazón
y así tú puedas entregarlo a Dios.

Así sea.

Rezar siete Avemarías, Padrenuestro y Gloria.

Oración corta para la Virgen de Candelaria por los enfermos

¡Oh Virgen de la Candelaria!, ya sabemos que tuviste un hijo y que a todos nosotros nos acogiste como tal.
Acéptame Señora ya que soy alma en pecado, tú que eres arca de los cielos, la puerta de la Trinidad, en donde se encuentra el cáliz, y la hostia en el altar. Al preguntar ¿cómo se llama?, su nombre es el Niño Jesús, quien está clavado en la Cruz. Quien sabe la oración y la reza, quien la escucha y se la memoriza, cuando llegue el día del juicio final, entenderá lo que esta oración significa, y quien rezare esta oración cada viernes del año, ayudará a un ánima en pena y salvará la suya de pecados, y por muchos que sean sus pecados, así como la arena en el mar, y si de verás tiene muestras de su arrepentimiento, todos sus pecados serán perdonados, delante de su Majestad.

Amén.

Jeralí Giménez

Lic. en Comunicación Social. MBA en Mercadeo. CEO de Link BTL. Disfruto de leer y escribir. Soy madre y esposa agradecida con la vida. jgimenez@lanoticia.com

Deja un comentario