Bañador, sandalias y una bebida en la mano. Miguel Ángel Ramírez se relajaba en las paradisíacas playas de Ipanema, Brasil, cuando de pronto sonó su teléfono.

Su representante estaba del otro lado de la línea para hacerle una propuesta tan arriesgada como ir a un club que ni siquiera ha debutado oficialmente.

Y aceptó.

Cuatro meses después de aquella llamada que cambió radicalmente el rumbo de su carrera, ahora viste una camisa perfectamente abotonada, un blazer con capucha, zapatos sport y un pantalón tipo cropped que deja al desnudo sus tobillos.

Combinación que navega en una paleta de colores azules y grises y es tan pulcra como el estilo de juego que lo inmortalizó en el Independiente del Valle de Ecuador hace no mucho tiempo.

Ocurrió el 9 de noviembre de 2019, cuando dio al Negriazul de Sangolquí la primera gloria internacional de su historia.

El entrenador nacido en Las Palmas de Gran Canaria, España, logró edificar un equipo sólido y valiente, capaz de poner cara a cualquier rival del área, sin importar que fuera ante 40,000 hinchas de Colón en la Final única celebrada en Asunción, Paraguay

Aquel hito que marcó en el fútbol mundial lo catapultó al Inter de Porto Alegre, donde no contó con la misma suerte y fue cesado apenas 21 partidos después de asumir el cargo.

Recién recuperado de COVID-19, hizo una breve pausa frente al mar para meditar sobre su futuro.

Y así llegó la propuesta para dirigir al Charlotte FC, equipo que debutará oficialmente en la MLS en 2022.

Es otoño en Carolina del Norte, y aunque el intenso calor no da indicios de tratarse de un día típico para la época, Ramírez viste con elegancia y acorde a la temporada.

Toma asiento previo a la entrevista exclusiva con La Noticia y sonríe con esa calma que requiere una profesión ingrata y gratificante a la vez, una hermosa contradicción de la que el español no se arrepiente un céntimo, ni siquiera cuando le ha costado hasta el último pelo de la cabeza.

Suscríbete a nuestro Newsletter

Miguel-Angel-Ramirez-Charlotte-FC
El DT del Charlotte FC quiere dejar su legado (Foto: La Noticia)

—¿Qué pasó por tu mente en el momento en que te dicen que el Charlotte FC te buscaba como el primer DT de su historia?

—Estaba en la playa de Ipanema, en Río de Janeiro, con compañeros del cuerpo técnico con los que había estado en Internacional, en unos días de descanso.

Me habló mi representante, había tenido llamadas previas pero tocaba decidir en poco tiempo qué era lo más importante para mí. 

Tenía claro que el próximo paso tenía que tener mucho cuidado adonde iba. 

Volver a lo que había tenido anteriormente en Independiente del Valle que era la palabra proyecto hecha realidad. 

Empecé a recabar información. La MLS me hacía mucha ilusión, la tenía en mente, investigamos un poco del proyecto, las personas, eso fue un poco lo primero.

—¿Te generó dudas el hecho de que Charlotte FC sea un equipo de expansión?

—No me generó dudas eso. 

Tengo compañeros en Austin que están felices y encantados de la vida, por eso entendía que no tenía que ser una dificultad o algo negativo

Y luego, conocer bien a las personas que estaban atrás del proyecto, que para mí es muy importante eso, así me convencí que valía la pena.

—En 2018 tomas las riendas del Independiente del Valle e inicia tu explosión en el fútbol, pero, ¿cómo mantener esa inercia?

—Llevo siendo entrenador mucho antes, y al final he tratado de ir mejorando

No soy el mismo que en 2003 cuando empecé, no soy el mismo del 2018, así que he intentado ir mejorando, ir aprendiendo de las experiencias. 

Las experiencias en sí mismas intento sacar aprendizaje de todo lo que me ha ido pasando, de las personas que he ido conocido do y que me han aportado conocimiento. 

Ahora, después de las experiencias en el fútbol profesional, soy mejor entrenador.

—En Independiente del Valle apostabas por un 4-3-3 con un punta killer como Gabriel Torres, ¿en Charlotte FC tienes la misma idea de formación?

—Parto de ese 4-3-3, a partir de ahí luego dependiendo del sistema rival tenemos que elegir dónde queremos las superioridades, donde habrá inferioridad y eso te va conformando el sistema solo. 

Al final, aunque el dibujo sea un 4-3-3, a veces no ataco o defiendo en 4-3-3, es un organismo vivo el sistema, que depende de espacios y comportamiento. 

Partiendo de ese sistema es tan vivo que va a ir cambiando dentro de partido a partido.

Miguel-Angel-Ramirez-Charlotte-FC
Forma parte de una nueva generación de entrenadores españoles (Foto: La Noticia)

—¿Qué tanto has tenido que ver con los fichajes del club?

—Hay dos etapas. El Club sin entrenador iba conformando la plantilla y los jugadores que se han incorporado desde que he llegado yo, (Guzmán Corujo y Jordy Alcívar) han sido solo dos. 

No es Miguel Ángel Ramírez quien le dice al club que es lo que tiene que contratar, aquí hay un trabajo de equipo

A mí me gusta trabajar así, creo que se trabaja mejor así en equipo. El director deportivo, el scouting y yo tenemos reuniones por videollamadas, pero no se ha incorporado a nadie porque lo haya dicho yo. 

Cuando llego y cruzamos información las tres patas de la mesa, dirección deportiva, scoutig y DT, estábamos de acuerdo en contratar

No contrataremos a nadie que alguno no esté de acuerdo, creo que tiene que ser un trabajo en equipo.

—Desde que comenzó el proyecto del club, el rumor sobre el fichaje de Andrés Guardado ha sonado con fuerza, ¿es de tu agrado el mexicano, tienes predilección por fichar latinos en general?

—El otro día tuve un encuentro con Duke Energy por el Mes de la Herencia Hispana. Esto es competencia y no nacionalidad, independientemente de la nacionalidad que tenga el jugador, nosotros tenemos un presupuesto y a partir de ahí podemos optar a ciertos perfiles, que se adapten a un modelo de juego determinado. 

Ahí no entra la nacionalidad. Es importante también, aunque no creo en los clichés, en el caso de Corujo a mí el uruguayo en general me encanta cómo compite. Al final es un país de población reducida y el número de profesionales en el alto nivel te habla de algo en ese ADN que te hace ser competitivo

Te podría poner el problema del mexicano o de otras nacionalidades. Fuera de eso estamos hablando de competencia.

—Pep Guardiola, Luis Enrique y antes Vicente Del Bosque o Luis Aragonés; ¿qué tanto ha influido en ti esta tendencia de entrenadores españoles que han marcado época?

—Soy de una generación siguiente a ellos, ellos han servido de inspiración para nosotros. 

Los Guardiola, Luis Enrique, Emery, esa generación que vino después de los Del Bosque, Aragonés es una generación distinta, más formada

Ha inspirado a mi generación de jugar un fútbol claramente ofensivo, de más control, de tenencia de la pelota. 

Toda esa generación ha inspirado a los que venimos de atrás, a los que no tenemos ni la mitad del recorrido que ellos, a mí personalmente. 

Pusieron esa semilla por querer entrenar por el gusto por un fútbol como el que practico.

—¿Te sientes en desventaja al no haber sido futbolista como sí lo fueron Guardiola o Luis Enrique?

No es una desventaja, porque mi objetivo no era ser entrenador profesional. Lo que quería era ser entrenador de fútbol y poder vivir de ello en formativo, que era lo que a mí me gustaba. 

Me gusta la educación, trabajar con jóvenes nunca luché por ser entrenador de élite y me vino como consecuencia de tantos años de estar ahí. 

No he sentido dificultad y no lo busqué.

Miguel-Angel-Ramirez-Charlotte-FC
Miguel Ángel Ramírez en charla con La Noticia (Foto: La Noticia)

—Anteriormente has dicho que el fútbol te ha hecho perder mucho, incluido el pelo, ¿ha valido la pena?

Volvería a perder el pelo todas las veces que haga falta. 

Llevo muchos años lejos de mi tierra, de mi casa, de mi familia y amigos, es poco de lo que el fútbol me ha privado. Estoy gastado para 37 años, pero merece la pena

Me gusta tanto esto y volvería a pagar el precio que tenga que pagar.

—¿Te ves algún día alejado del fútbol?

—Uf, no. Es más, cuando estamos de vacaciones y no lo tengo, es una dependencia que no tengo con nada ni nadie más. 

El fútbol tiene un poder tan mágico y estoy tan enamorado, que me levanto cada mañana sin ningún esfuerzo porque amo tanto mi trabajo, que gracias a Dios se ha convertido en mi profesión. Es lo mejor que le puede pasar a cualquier persona.

—Aquella Sudamericana 2019 con Independiente del Valle fue un hito para el fútbol, ¿qué logro con Charlotte FC podrías aspirar a que se equipare con eso?

—Ese logro fue muy grande a nivel de clubes y país. Ecuador lo vivió como un logro del país. Independientemente del club, me agradecen por ese logro. 

No sé con qué sería comparable. Un título de la MLS o Concacaf Champions League, algo así de esa magnitud.

—Más allá de los títulos, ¿qué legado te gustaría dejar en Charlotte FC y te dejaría tranquilo?

—Puedo tener muchas carencias como entrenador, pero creo que no baso mi trabajo solamente en el entrenamiento del primer equipo. Por eso me gusta trabajar en clubes que realmente crean en los procesos

Me gusta ayudar al club a ser mejor. Lo conseguí en Independiente, conseguimos crear una estructura y crear hábitos que quedaron como legado

Por un crecimiento del club, más allá de los resultados, que eso depende de tantas cosas. Si está en mis manos ayudar al club y dejar ciertos legados de cómo ser mejor, y hacer mejor las cosas. 

Eso sí está en mis manos y por eso estoy aquí y quiero hacer las cosas bien. Hacer mejor al club cada día.

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS:

Charlotte FC llama a aficionados latinos: "Queremos construir esto con ustedes"

Charlotte FC: más que un equipo de futbol, una conexión con la comunidad

Miguel Ángel Ramírez, español campeón de Sudamérica es primer DT en la historia de Charlotte FC

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario