Gustavo Alfaro exprimió hasta la última gota de la explosividad de sus futbolistas y exhibió a una selección de México encallada en un océano de incertidumbre.

Entre la inexperiencia de los jugadores juveniles y las pocas certezas de los más experimentados, el equipo mexicano recibió la primera derrota de su historia en Charlotte, Carolina del Norte.

Ecuador venció  3-2 a México en el MexTour y los fantasmas de la inoperancia del Tri regresaron para atormentar a Gerardo Martino.

El inmenso azul que tiñe las gradas del Bank of America Stadium fue recubierto de verde y amarillo desde temprana hora.

La mayoría mexicana en las tribunas y el amarillo chillante de las camisetas de Ecuador hicieron parecer un mapamundi al estadio que albergó el primer juego de fútbol a nivel selecciones en Carolina del Norte de la pandemia.

Una estampa aún inconclusa cuando apenas rebasado el minuto de juego, un mal rechace de Jonathan Orozco al centro del área dejó a Jhonny Raúl Quiñónez con las puertas abiertas del arco.

El polivalente jugador del Aucas tomó la pelota y no titubeó un solo instante para mandar su disparo al fondo de las redes para dar una prematura ventaja al conjunto sudamericano.

Y desde ese momento el rumbo del juego cambió por completo.

Los espacios se abrieron cual llave de lavamanos averiada y el agua corrió sin cesar.

México creó espacios aprovechando las transiciones y Canelo Angulo se convirtió en un distribuidor más eficaz que un highway en una gran ciudad.

La insistencia mexicana rindió frutos solo unos instantes después gracias una jugada atropellada. 

Chaquito Giménez entraba al área, pero una mala recepción le hizo perder la esférica.

Sin embargo, un error ecuatoriano le devolvió la pelota, así encaró a José Cevallos para intentar amagar y pese a caer y pedir penal por el contacto con el portero, el balón nuevamente le quedó a centímetros por lo que pudo mandar un pase tirado en plena área chica para que Piojo Alvarado solo la empujara hacia la portería.

Un bombardeo de emociones en menos de 10 minutos que no se detuvo, pues al 14’ Janner Corozo recibió una pared dentro del área azteca para aprovechar la mala salida de Orozco y devolver la ventaja a los de Gustavo Alfaro.

Pero a pesar de los errores mexicanos, la afición no paró de cantar el Cielito lindo incluso ante la adversidad.

Apoyo que se reflejó en un jugadón de Piojo Alvarado que atajó el portero rival que escupió el balón para que Chaquito —en su desesperación—mandara a las tribunas con un errático disparo.

México logró igualar, pero no pudo con la potencia de Ecuador

Apenas de regreso tras el descanso, un sprint del Piojo al minuto 59 terminó en una pincelada de Osvaldo Rodríguez.

El de León prendió la pelota afuera del área y clavó en el ángulo. Una poesía futbolística bien merecida para los 39,887 asistentes que pagaron boleto.

Pero Ecuador se encargó de que la noche no fuera mexicana en la cancha, salvo en las tribunas.

Un saque de banda rutinario mal defendido por la zaga azteca fue bien aprovechado por el 9 ecuatoriano, quien se adelantó a la marca y habilitó a Walter Chala, quien dio el tiro de gracia a los aztecas.

Triunfo merecido para los de Alfaro que arruinó la fiesta mexicana en el regreso del fútbol a Carolina del Norte.

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS:

La conquista mexicana de las calles de Charlotte

Martino y Alfaro, de la segunda división de argentina hasta el México vs. Ecuador

México vs. Ecuador en Charlotte: el laboratorio de Martino y Alfaro en la cornisa de las Eliminatorias

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario