Agentes locales tuvieron una semana ajetreada tras el arresto de 18 personas, conectadas a casos de tráfico humano y explotación infantil, en dos operativos distintos.

Tráfico humano

Una parada de tránsito de rutina se convirtió en un caso de tráfico humano en donde al menos ocho personas estuvieron involucradas.

Agentes de la patrulla de carreteras detuvieron a Edgar Ortiz Jarquín, de 37 años de edad, quien conducía un Toyota Sequoia gris con placas de Arizona, en la I-85 cerca de York Road, condado de Gaston. Los agentes pidieron al conductor revisar el SUV ante la sospecha de drogas.

Cuando abrieron el vehículo Ortiz Jarquín y otro hombre huyeron, pero poco después fueron detenidos.

Dentro del vehículo, los investigadores dijeron haber encontrado 900 gramos de metanfetaminas, y 500 gramos de marihuana. También en el SUV había otros seis hombres y una mujer, de 16 a 30 años, y las autoridades creen que pueden ser víctimas de tráfico humano. Algunos de ellos dijeron a las autoridades que habían sido llevados en contra de su voluntad.

Todos los ocupantes del vehículo fueron arrestados mientras el caso se encuentra bajo investigación. Cualquier persona con información sobre este caso debe llamar de inmediato al 1-800-572-8765.

Explotación infantil

Diez personas enfrentan cargos estatales relacionados con explotación infantil tras sus arrestos, en donde agentes de la ley se hicieron pasar por menores de edad en múltiples redes sociales, para así atrapar a depredadores.

Los arrestos ocurrieron como parte de la llamada operación Pastor Vigilante, que fue realizada por la oficinas de Charlotte del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE ) y de la oficina local de Investigaciones del Departamento de Seguridad Interna (HSI), junto con 12 agencias estatales y federales.

La operación tuvo lugar en varios lugares del condado de York, Carolina del Sur, incluida una casa. Cinco personas viajaron a esa casa pensando que participarían en actividades sexuales con un menor. Las personas arrestadas incluyeron a un líder de grupo de una iglesia y un líder de los Boy Scouts, así como un delincuente sexual registrado.

Los niños son la parte más vulnerable e inocente de nuestra población, y los depredadores capitalizan eso, dijo Ronnie Martínez, agente especial a cargo del HSI Charlotte.

Entre 25 y 40 oficiales, analistas y otros miembros ayudaron a ejecutar la operación. Los acusados contactaron y conversaron con los agentes de la ley a través de numerosas aplicaciones de redes sociales. Todavía se están identificando sospechosos adicionales, esta investigación está en curso.

Si sospecha de un caso de explotación sexual infantil o de niños desaparecidos puede informar al Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados, a través de su línea directa gratuita que atiende las 24 horas: 1-800-843-5678.

Diego Barahona A.

Periodista, editor, asesor, y presentador. De 2016 a 2019 el periodista más galardonado en Estados Unidos por los Premios José Martí. Autor del best seller: ¿Cómo leer a las personas? dbarahona@lanoticia.com

Leave a comment