La pandemia hizo que el espacio habitable fuera una prioridad máxima al propiciarse los trabajos remotos y el distanciamiento social.

Fue así que RentCafe decidió analizar qué pueden obtener los inquilinos por $1,500 mensuales en las ciudades más grandes del país.

Si bien, Winston-Salem es la única ciudad de Carolina del Norte que llegó a colarse entre las 20 grandes ciudades que ofrecen los espacios más amplios por un alquiler de $1,500, se puede observar el área metropolitana de Charlotte como la más buscada del estado.

Para los apartamentos de alquiler en Charlotte, los habitantes pagan un promedio de $1,543 por 941 pies cuadrados.

Puede interesarte:

No obstante, entre las 100 grandes ciudades analizadas, Charlotte se encuentra justo en el medio con el lugar 46 nacional entre los apartamentos de alquiler más grandes y los suburbios ofrecen mucho más espacio por el mismo presupuesto.

El mejor beneficio por pago de alquiler está en Statesville

En el otro extremo del espectro, Statesville alquila algunos de los espacios más generosos: un ft² (pie cuadrado) por un dólar, o 1,431 pies cuadrados por una renta mensual de $1,500.

El alquiler promedio que se paga aquí es de $889 a cambio de 848 pies cuadrados, uno de los más bajos del área metropolitana.

Puede interesarte:

Las siguientes ciudades en el área metropolitana de Charlotte donde los inquilinos pueden obtener el mayor beneficio por su dinero son Salisbury, Monroe, Gastonia, Rockhill y Kannapolis; los inquilinos en todas ellas pueden asegurar alrededor de 1000-1250 pies cuadrados. por $1.5 K.

Finalmente, el estudio concluyó que aunque en las áreas metropolitanas que se analizaron, los suburbios ofrecen más espacio que las áreas urbanas, el eterno atractivo de la vida urbana hace que los jóvenes inquilinos se vuelvan hacia las grandes ciudades, renunciando a espacios más grandes en lugar de un estilo de vida más calmado.

Así luce el listado del área metro de Charlotte (Imagen: RentCafe)

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...