oxidación celular
Sumas millonarias se dedican a la fabricación de medicamentos para contener esta enfermedad (Foto: Twitter)

La oxidación celular es la principal causa de envejecimiento, deterioro del ADN y el aumento de enfermedades degenerativas. Se presta mucha atención a las cardiovasculares, renales y nerviosas (como el párkinson y el alzhéimer). Se dedican sumas millonarias a la fabricación de medicamentos, pero el sistema antioxidante endógeno, que nos protegen del daño oxidativo y del envejecimiento celular, queda en un segundo plano.

TAL VEZ SEA DE TU INTERÉS: Una maravilla llamada alcachofa

El sistema oxidante está formado por tres enzimas: súper oxido dismutasa, catalasa y glutamato oxidada. Ellas rigen el ritmo de envejecimiento y la recuperación ante las enfermedades. Un bajo nivel crea endurecimiento de las arterias, trastornos visuales por cataratas, aumento de la presión arterial, falta de fuerza muscular, apatía, enfermedad frecuente y recurrente, post-Covid de difícil manejo, envejecimiento prematuro (arrugas y estrías corporales), amnesia, ralentización del pensamiento y la acción, canas prematuras y osteoporosis y artrosis general, entre otros problemas.

¿Dónde podemos encontrar estas enzimas?

Su producción interna va decreciendo con el paso del tiempo, hasta tal punto que a los 60 años tendríamos solo un 50 por ciento, en comparación con la época en que éramos jóvenes. Entonces, hay que aportarlas desde fuera.

-Comer verduras, hortalizas y frutas. Son alimentos cargados de enzimas flavonoides y vitaminas.

-Disminuir la carne animal, que provoca el efecto oxidativo, ya que es ácida y está cargada de hidrógeno.

-La cebolla, el ajo y el tomate son ricos en estas enzimas y otros antioxidantes.

-Beber agua alcalina. Hay que verificar el PH de las aguas que consumimos.

-La miel de abejas y la jalea real son aliados útiles.

-La comida debe consumirse recién hecha. Si tiene más de seis horas, se puede acidificar. Seguir la Dieta Montel.

-Comer abundante pescado de carne blanca, ya que tiene menos proporción de mercurio y otros metales tóxicos.

-Reducir o eliminar los hábitos tóxicos (alcohol, tabaco, drogas), que nos roban nuestras enzimas oxidantes.

-Beber zumos verdes en las mañanas

-Realizar ejercicios, pero sin pasarnos del límite de la fatiga aguda.

-La meditación, el taichí y las técnicas de relajación ayudan a frenar el estrés. Bajar los niveles de cortisol.

TAL VEZ SEA DE TU INTERÉS: COVID-19 e insuficiencia renal residual

-Suplementarse con enzima catalasa vegana o la súper óxido vegana, para quienes comen poco vegetales.

Hay que dar importancia a estas poderosas enzimas, que impiden que nos oxidemos y quedemos varados en medio de enfermedades prevenibles.

Foto del avatar

Dr. Luis Montel Ramírez

Experto en Medicina Deportiva, traumatología, estética y antiedad. Toda su experiencia y formación está dirigida al estudio, diagnóstico y prevención de las enfermedades asociadas al envejecimiento,...