Un golpe de calor se presenta cuando la temperatura corporal sube a más de 104°F (40ºC). Esto puede poner en peligro la vida si no se toman las debidas precauciones.

Lo primero que se debe hacer al sufrir de golpe de calor es bajar la temperatura corporal. Pero esto nunca debe hacerse de manera brusca sino que debe ser de manera progresiva.

Pasar de golpe de 104°F (40ºC) a 68° (20º) o menos puede ser muy peligroso para la salud. Ante ese contraste, nuestro sistema circulatorio puede sufrir un shock, que puede llevar a la muerte, asegura José Miguel Mansilla, profesor de Enfermería en Atención Primaria y Comunitaria y Salud Pública en la Facultad de Ciencias Biomédicas y de la Salud de la Universidad Europea.

Cuando tenemos mucho calor podemos pensar que debemos de bajar rápidamente la temperatura, pero esto no es cierto. Se debe hacer de manera gradual para no correr ningún riesgo. Aquí algunos consejos útiles para lograrlo de manera segura:

  • Retirarse del rayo del sol y buscar una sombra.
  • Refrescar la piel de manera progresiva, quitándose capas de ropa. Beber agua fresca, pero no extremadamente fría.
  • Abanicar con aire frío y aplicar compresas frías sobre la piel con una esponja o paño mojado.
  • Darse una ducha con agua fresca e ir bajando la temperatura de manera gradual.
  • Nunca introducirse a una piscina de golpe, hacerlo de manera progresiva.
  • Llama al 911 o lleva a la persona a un hospital
  • Aplicar bolsas de hielo debajo de las axilas, cuello, espalda e ingle. Estas áreas están repletas de vasos sanguíneos cercanos a la piel por lo que aplicar frío ahí ayuda a reducir la temperatura por mayor rapidez. (Evita usar hielo en personas de la tercera edad, con enfermedades crónicas y niños).

¿Cómo saber si tienes golpe de calor?

Los síntomas más comunes del golpe de calor son:

  • desmayo
  • mareo y aturdimiento
  • falta de sudor, aún con tanto calor
  • piel seca, roja y caliente
  • dolor de cabeza intenso
  • fatiga muscular
  • náusea y vómito
  • taquicardia
  • respiración rápida y superficial
  • confusión, desorientación
  • falta de orina

Aunque cualquier persona puede sufrir un problema relacionado con el calor, se debe prestar especial atención a bebés y niños pequeños, personas mayores y personas con enfermedades que puedan agravarse con el calor.

Con información de WebMD

Paulina Martinez

Escritora de profesión y vocación. Especialista en temas de estilo de vida, blogger y amante de los viajes. pmartinez@lanoticia.com

Participa en la conversación

1 comentario

Deja un comentario