como-podemos-encontrar-la-pasion

Encontrar la pasión por lo que hacemos es el camino más cercano hacia el éxito, ya que es el motor y energía que nos mueve cada día.

Normalmente la pasión se relaciona con el amor, debido a que para disfrutar una carrera universitaria, una ocupación, un hobbie o cualquier cosa en la vida, se requiere de un impulso que nos pide hacerlo con el corazón. Y definitivamente llevar a cabo una actividad con pasión hace la diferencia frente a lo que carece de ella.

 

¿De qué sirve tener pasión?

  • La pasión es la clave del éxito. Tener este valor motiva e impulsa a dar lo mejor de sí para lograr los mejores resultados. También promueve la necesidad de mejorar y tener metas nuevas cada día.
  • Permite disfrutar cada segundo dedicado a esa pasión. La alegría, libertad y plenitud de hacer lo que nos gusta no tiene precio. Hacer algo con pasión revitaliza, energiza y lleva a la felicidad.
  • Ayuda a desarrollar otros valores como el amor, la perseverancia, la felicidad, la libertad, la responsabilidad, entre otros.
  • Focaliza y llena de ambición. Ser los mejores es el propósito de lo que nos apasiona hacer. No se trata de competencia mal sana, sino de esa necesidad de llenarnos con la emoción del logro.
  • Podemos contagiar a otras personas. Este sentimiento no se queda con una sola persona, sino que es capaz de motivar a otros. Por eso, la mejor forma de apasionarse es rodearse de verdaderos amantes por lo que hacen.

 

¿Cómo es posible encontrar la pasión?

1. Busca tu pasión en tu interior.

Aunque parezca un concepto amplio, buscar requiere de algunos pasos para encontrar. En este caso, una persona puede descubrir su pasión a través de sesiones individuales, listando las cosas que más disfruta, las sensaciones que le producen y el beneficio que les aporta. A medida que hace más específico el análisis se acorta esa lista. Finalmente se tendrá eso que más te apasiona, que te hace vibrar y que realmente podrías hacer el resto de tu vida sin verlo como un compromiso, sino como un camino.

 

2. Encuentro casual o por accidente con la pasión.

Para ilustrar esta posibilidad les cuento una anécdota personal. Cuando mi hija tenía 5 años decidí que era buena edad para que aprendiera a nadar. Luego de ir a 4 clases dijo que no quería regresar. Ante mi insistencia de que debía hacer algún deporte un día me dijo "Quiero jugar tenis". Nunca había visto un partido de tenis ni tenido una raqueta en su mano; pero cuando a partir de esa idea comenzó a ir a clases de tenis, descubrió que era su pasión. Hoy tiene 11 años y cada día le dedica varias horas al día a formarse porque ama estar en la cancha.

 

3. Descubrir la pasión al mismo tiempo que el éxito

Es posible tener vocación hacia algo que no sabíamos hasta que nos tocó hacer algo y salió tan bien que descubrimos era nuestra pasión. No siempre puede mantenerse, pero al menos cuando se encuentra permite disfrutarse al máximo. Cuando tenemos talento innato, natural y genuino posiblemente nos sentimos a gusto siendo tan buenos que sentimos placer en esa actividad. Ahora bien, en este aspecto se requiere de mucha libertad, disposición y deseos de experimentar. No es posible hallar la pasión de esta forma cuando tenemos miedo ni tampoco si de antemano encontramos peros y objeciones.

Ser apasionado nos mantiene con interés respecto a algo, nos invita a practicarlo y mientras perfeccionamos aumentan los propósitos y metas en torno a ello.

jerali-gimenez-journalist

Jeralí Giménez

Lic. en Comunicación Social. MBA en Mercadeo. CEO de Link BTL. Disfruto de leer y escribir. Soy madre y esposa agradecida con la vida. jgimenez@lanoticia.com

Deja un comentario