Los videojuegos se han convertido en la plataforma para que los jóvenes interactúen, hagan amistades y estrechen lazos entre ellos, pero esto también lo aprovechó la mafia para reclutar menores de edad en sus filas.

Mafia recluta a menores latinos con videojuegos, querían convertirlos en ‘halcones’

De acuerdo a un comunicado de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) en México, se reveló el caso de un secuestro de tres menores de edad, orquestado desde los videojuegos Free Fire, Call Of Duty, Fornite y GTA. 

La SSCP informó que tres menores de Oaxaca de entre 11 y 14 años fueron engañados por la delincuencia organizada que los pretendía reclutar como “halcones”, pero fueron liberados y una persona de nombre “Miriam”, quien pretendía trasladarlos a Monterrey, fue detenida. 

“Este caso es importante porque entrelaza el mundo virtual con el mundo real, porque los delincuentes realizaban sus actividades criminales a través de juegos en línea y redes sociales”, dijo. 

Los menores, quienes sus identidades no fueron reveladas se encuentran a salvo y según las autoridades, el ‘Menor 1’ comenzó en agosto una amistad con un usuario de nombre “Rafael”.

Con engaños y dinero, querían convertir a los menores en ‘halcones’

A través de engaños, logró que el menor lo agregara como su amigo en Facebook y a partir de ahí comenzaron a tener contacto. 

El menor le dio un número celular al criminal y el hombre le ofreció trabajar en Monterrey, en un cerro checando frecuencias de radio y avisando si hay presencia policial, para lo cual le pagarían ocho mil pesos quincenales.

El menor aceptó la oferta y en su escuela invita a dos compañeros, quienes animados por la paga, aceptaron trasladarse hasta la ciudad norteña.

El criminal les pide que contacten el día 4 de octubre, en la terminal ADO de Oaxaca, a “Miriam”, la mujer les entregaría un adelanto de dinero para sus gastos.

El 9 de octubre, con identidades falsas compran boletos y se trasladan de Tlacolula a Oaxaca. Una vez que dieron aviso a las autoridades los familiares, comenzó un despliegue y la policía cibernética los ubicó.

A través de un usuario simulado se logró entrar al videojuego “Free Fire”, en ese momento, los menores estaban jugando y de esta forma se pudo rastrear la ubicación para rescatarlos.

“El modus operandi es que el reclutador aparenta ser un joven, les hace llegar invitaciones privadas de madrugada o cuando están los padres trabajando, cuando hay una falta de vigilancia adecuada y los empiezan a invitar cuando ven que tiene interés por este tipo de juegos, por las armas, por la adrenalina y los van llevando paulatinamente a través de la comunicación”, explicaron las autoridades en un comunicado.

Emmanuel Gutiérrez

Lic. Comunicación Social. Amante del periodismo, redes sociales, música, techno, deportes y videojuegos. La comunicación es el primer paso para llegar a un acuerdo. egutierrez@lanoticia.com

Deja un comentario