El Departamento de Justicia anunció la creación de una sección dedicada a investigar y litigar la revocación de la ciudadanía estadounidense (naturalización).

La Sección de Desnaturalización se unirá a las secciones existentes dentro de la Oficina de Litigios de Inmigración de la División Civil.

Si bien la Oficina de Litigios de Inmigración ya ha logrado un gran éxito en los casos de desnaturalización que ha traído, ganando el 95 del tiempo, el creciente número de referencias anticipadas de las agencias de aplicación de la ley motivó la creación de una sección independiente dedicada a este trabajo.

La Sección de Desnaturalización promoverá los esfuerzos del Departamento para perseguir a aquellos que obtuvieron ilegalmente el estatus de ciudadanía y garantizará que sean responsables de su conducta fraudulenta, dijo el fiscal general adjunto, Jody Hunt.

Cuando aplica

Los casos de desnaturalización requieren que el gobierno demuestre que la naturalización de un acusado fue obtenida ilegalmente u obtenida por ocultación de un hecho material o por tergiversación intencional.

En el pasado el Departamento de Justicia ha desnaturalizado con éxito numerosas categorías de personas que obtuvieron la ciudadanía ilegalmente, incluidos terroristas y otras amenazas a la seguridad nacional, criminales de guerra, violadores de derechos humanos, delincuentes sexuales y estafadores.

Recientemente se realizaron desnaturalizaciones civiles de cuatro personas que afirmaron fraudulentamente ser una familia para obtener la admisión a Estados Unidos a través del Programa de Visas de Diversidad para Inmigrantes.

Critican la medida

Varias organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes condenaron esta iniciativa de la administración Trump.

Diego Íniguez-López, Gerente de Políticas y Campañas de la National Partnership for New Americans (NPNA) dijo:

El establecimiento de esta oficina va en contra de la naturaleza del carácter acogedor de nuestra nación y envía un mensaje de que este país no está interesado en hacer que los ciudadanos naturalizados se sientan como en casa. De hecho, quieren que se sientan como extraños amenazando con despojar su estatus de ciudadanía en cualquier momento, incluso décadas después de la naturalización.

Quizás lo más preocupante sea que la creación de este departamento demuestra la influencia creciente y paralizante de los supremacistas blancos dentro de la administración y la codificación de políticas racistas para atacar a los inmigrantes negros y latinos. Esto es completamente coherente con la agenda de la administración para hacer que la ciudadanía sea menos alcanzable para los trabajadores pobres y las personas de color, agergó.

Diego Barahona A.

Periodista, editor, asesor, y presentador. De 2016 a 2019 el periodista más galardonado en Estados Unidos por los Premios José Martí. Autor del best seller: ¿Cómo leer a las personas? dbarahona@lanoticia.com

Leave a comment