“No sabemos qué va a pasar”. Incertidumbre en familias tras prohibición de nuevas solicitudes de DACA
Silvia Sanchez ayudó a su hija Jessica a entregar su aplicación de DACA, pero en menos de una semana un juez suspendió la revisión de aplicaciones nuevas y pendientes.

Cuando Silvia Sánchez y su esposo dejaron su hogar en México en 1996 y vinieron a Charlotte, su hija, Jessica, era tan solo una bebé

“Tenía once meses cuando llegó a este país luchando para salvar su vida. Por eso me la traje,” explicó Silvia. 

Jessica nació con espina bífida e hidrocefalia. Los médicos en México le dieron tres meses de vida. Hoy en día tiene 26 años

Silvia Sánchez y su esposo tuvieron cuatro hijos más. Todos nacieron en Carolina del Norte y por lo tanto son ciudadanos estadounidenses. Por el contrario, Jessica permanece en el país sin documentos.

Una luz de esperanza

Hace nueve años, el entonces Presidente Barack Obama anunció la creación del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA). El programa evita la deportación de inmigrantes elegibles, a quienes se les llama “soñadores''. También les da la oportunidad de obtener un permiso para trabajar y estudiar en la universidad. 

Justo cuando parecía que una nueva puerta se le abriría a Jessica, su salud comenzó a empeorar

“Ella estaba en el hospital muy grave y sólo le daban tres días de vida. El doctor dijo que no iba a vivir más de tres días porque le hicieron una cirugía de intestinos y se los reventaron, entonces se puso muy grave,” explicó Silvia. “Entonces perdimos el interés por DACA.”

Silvia dice que cuando Jessica se recuperó y estaba lista para enviar su solicitud, el entonces presidente Donald Trump anunció que iba a acabar con DACA en el 2017

“Después se bloqueó y hubo tantos problemas que ya no pudimos aplicar,” comentó Silvia. 

Una nueva oportunidad 

En diciembre del 2020, las solicitudes de DACA se volvieron a abrir. Esto sucedió después de un fallo de la Corte Suprema y otras decisiones judiciales. Jessica una vez más podía solicitar el programa.

“Pues estaba bien entusiasmada. Tuvimos que volver a trabajar para juntar dinero para su pasaporte, para agarrar lo que necesitaba, buscar los papeles y todo para poder aplicar,” dijo Silvia. “Emocionados y yo le dije que ojalá que sí te llegue DACA, ojalá que te arregles tú primero que yo. Siempre, siempre ha sido así.”

Silvia comenzó a vender comida típica mexicana a sus vecinos y amigos para recaudar los fondos que Jessica necesitaba para poder solicitar DACA. Hace dos semanas, recolectaron todos los documentos necesarios y pagaron los casi $500 requeridos y entregaron la solicitud de Jessica.

Pero en menos de una semana, la familia Sánchez tuvo que enfrentar nuevamente malas noticias

Un fallo judicial detiene un sueño 

En juez federal en Texas bloqueó el 16 de julio la revisión de todas las solicitudes nuevas y pendientes de DACA, después de decir que el programa era ilegal.

Según el Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS), hay más de 55,000 solicitudes pendientes alrededor del país

Una de ellas es la de Jessica. 

“Estamos preocupados, no sabemos qué va a pasar, no sabemos si la van a aprobar o la van a rechazar. No sabemos nada,” comentó Silvia. 

Dice que espera que el presidente Joe Biden y su administración trabajen para proteger DACA. Al poco tiempo de anunciarse el fallo en Texas, Biden dijo que el Departamento de Justicia apelará la decisión.  

“Según las promesas de Biden, va a luchar por nosotros y eso es lo que queremos ver, que luche por nosotros,” dijo Silvia. 

Promesas por cumplirse

Pero no todos comparten su optimismo en cuanto a un cambio con esta nueva administración. Ana Laura Valdez emigró de México cuando tenía 7 años y fue de las primeras en recibir DACA cuando estaba en la secundaria. 

Valdez dice que cuando se enteró de la reciente decisión sobre DACA no se sorprendió. Dice que está frustrada con la falta de acción por parte del Congreso para pasar una reforma migratoria.

“La expectativa es tan baja,” explicó Valdez. “Esto es lo mínimo que pueden hacer. Y la mayoría del tiempo ni siquiera pueden cumplir con eso.”

Valdez ahora trabaja en el Charlotte Center for Legal Advocacy como asistente legal bilingüe ayudando a otros inmigrantes con sus necesidades jurídicas. 

A la espera de una reforma migratoria

Dice que a esta altura, los activistas de inmigración como ella esperan más. Las protecciones para los beneficiarios de DACA ya no son suficientes. Dice que una reforma completa del sistema migratorio es necesaria.

“Creo que en este momento, los activistas están haciendo un llamado más amplio que supera la simple aprobación del DREAM Act. También están extendiendo su solidaridad con aquellos que tienen TPS y con las demás personas indocumentadas,” comentó Valdez.

Valdez también dice que los beneficiarios de DACA deben ser protegidos sin tener que perjudicar y echarle la culpa a otros inmigrantes, como a sus padres. 

“Para poder tener una nueva narrativa de los ‘soñadores’ la de ahora es que ellos quieren permanecer en el país para trabajar, ya que no fue su culpa el haber venido a Estados Unidos, lo cual intrínsecamente implica culpar a alguien más,” explicó Valdez. 

Normalmente esa culpa se le dirige a gente como Silvia Sánchez y su esposo, o a otras personas que llegaron al país indocumentados.

Jessica sueña con estudiar derecho y volverse abogada de inmigración. Por su parte, Silvia dice, que lo único que pueden hacer por ahora es esperar.

Maria Ramírez Uribe

Es reportera de WFAE recientemente graduada en Elon University. Cubre la comunidad latina de Charlotte. Su experiencia incluye trabajar por unos meses en CNN como investigadora para la sala de redacción...

Deja un comentario