La reina Isabel II se sienta sola en el funeral del príncipe Felipe
La reina viuda vistió de negro, usó una mascarilla negra con una tira blanca y se le vió orar durante la ceremonia. Imagen: Instagram: @windsor.royal.family

La reina Isabel de Inglaterra dio el ejemplo en medio de la pandemia de COVID-19 y se sentó sola durante el funeral de su esposo, el príncipe Felipe. Isabel II vistió de negro, usó una mascarilla negra con una tira blanca y se le vió orar durante la ceremonia. 

El príncipe Felipe fue enterrado el sábado en una ceremonia fúnebre que rindió homenaje a sus servicios al Reino Unido, la corona y la reina Isabel II, con quien estuvo casado 73 años. La ceremonia incluyó música de bandas militares y una procesión de la realeza que escoltó su féretro hasta la iglesia.

Felipe murió el 9 de abril, dos meses antes de cumplir 100 años. El sábado recibió honores en el castillo de Windsor. Fue un homenaje apegado a las tradiciones militares y reales, pero reducido y austero, de acuerdo a su personalidad. 

La procesión real y el funeral tuvieron lugar fuera de la vista del público en terrenos del castillo. Se realizó en una residencia real de 950 años situada 30 kilómetros al oeste de Londres. Pero aún así pudo verse por televisión ya que se transmitió en vivo.

Todo el tiempo la reina Isabel estuvo alejada de los miembros de la familia real

Debido a las restricciones del COVID-19, en lugar de las 800 personas previstas en el evento, solo 30 personas pudieron entrar a la Capilla de San Jorge. Todo el tiempo se respetaron las normas estrictas del distanciamiento social. La reina siempre estuvo apartada de los miembros de su familia, situados en distintas partes de la iglesia.

El príncipe Carlos, heredero del trono, se sentó frente a la reina, junto con su esposa Camilla. Andrés estaba a la izquierda de la reina. El príncipe William y su esposa Kate estaban del lado opuesto de su hermano, el príncipe Harry.

Uno de los momentos más emotivos fue la llegada del féretro en un Land Rover adaptado, de acuerdo con un diseño de Felipe. Estaba cubierto por su estandarte, su gorra de la Marina Real, su espada y una guirnalda de flores.

En la procesión, jefes militares precedieron al vehículo. Los hijos de Felipe, Carlos, Ana, Andrés y Eduardo, caminaron detrás del coche fúnebre, mientras la reina de 94 años llegó a la capilla en un automóvil Bentley.

Con información de The Associated Press

Paulina Martinez

Escritora de profesión y vocación. Especialista en temas de estilo de vida, blogger y amante de los viajes. pmartinez@lanoticia.com

Deja un comentario