En , mientras se mudaba de Atlanta a Charlotte, Wendy Glod, quien es originaria de Venezuela, empezó a notar ciertas complicaciones en su salud. Durante semanas los médicos hicieron pruebas sin encontrar la raíz del problema, hasta que al cabo de tres meses sufrió un desmayo. Fue llevada a la Sala de Emergencias y tras varios análisis le diagnosticaron lupus nefrítico, el cual había afectado sus riñones.

Ahí empezó una dura etapa de constantes hospitalizaciones, extrema debilidad, pérdida de peso y dolorosas recaídas.

Complicaciones

Los riñones de Wendy dejaron de funcionar y tuvo que someterse a sesiones de diálisis. Por si esto fuera poco, a semanas de someterse a un transplante de riñón, sufrió una apendicitis que devino en una peritonitis, es decir una seria infección interna, lo cual suspendió el transplante.

En tres ocaciones los médicos se asustaron y pensaron que no llegaría a ver la luz del día, menciona Wendy a La Noticia.

Comencé a sufrir de presión arterial alta como resultado de la insuficiencia renal y tuve un derrame que afectó el ojo derecho, aseguró. Debido a esto los médicos le recomendaron bajar al mínimo sus niveles de estrés y le pidieron que no trabajara a tiempo completo.

Fortaleciendo la fe

Wendy ha tenido que aprender a convivir con el dolor y las molestias que supone someterse periódicamente a sesiones de diálisis, encontrado alivio en su fe.

Aprendí a depender más del Señor, a confiar en Él. Eso me dio paz, me motivó a escribir canciones, lo cual me ayudó mucho a recuperarme, agrega Wendy, quien disfruta cantar.

En busca de esperanza

Según las estadísticas, el 60 % de los pacientes de diálisis mueren cinco años después de comenzar la diálisis, ya he alcanzado esa marca, la diálisis es muy difícil para mi cuerpo y cada tratamiento que realizo reduce aún más mis posibilidades de sobrevivir, dice Wendy, quien agrega que hay un tratamiento que le puede ayudar a salvar su vida.

Recientemente descubrí un nuevo tratamiento que se llama terapia con células madre, que regeneraría mis riñones y me devolvería plenamente la salud. La terapia se probó en otros pacientes que pudieron detener la diálisis después de que sus riñones se hubieran regenerado a través de las células madre, pero esta terapia no está cubierta actualmente por el seguro y, como dije anteriormente, no puedo trabajar, por lo que no tengo forma de pagar esto, menciona.

Usted puede ayudar

Si quiere colaborar con cualquier contribución para ayudar a salvar la vida de Wendy, por favor visite Healing for Wendy, la página de Wendy en GoFundMe.

Diego Barahona A.

Periodista, editor, asesor, y presentador. De 2016 a 2019 el periodista más galardonado en Estados Unidos por los Premios José Martí. Autor del best seller: ¿Cómo leer a las personas? dbarahona@lanoticia.com

Leave a comment