Estados Unidos depende de los latinos más de lo que imagina
En Carolina del Norte los latinos crecieron un 40% en 10 años, en lugares como el Triángulo. Celebramos nuestras 500 ediciones en Raleigh. Foto: Ashtproductions / Adobe Stock

Imagine por un instante qué sucedería si un día todos los latinos de Estados Unidos se mudaran a otro lugar. Las consecuencias serían catastróficas para el país. Miles de pequeños negocios cerrarían, las escuelas quedarían vacías, los productos en el campo o en las plantas procesadoras de comida se pudrirían. Y aunque esto pueda sonar como a ciencia ficción para unos, en la práctica muchos países están enfrentando una crisis existencial por falta de mano de obra, ante bajas tasas de natalidad e inmigración.

El destino de un lugar está en su demografía

Un lugar puede prosperar económica y socialmente en el tiempo, si cuenta (entre otras cosas) con un saludable crecimiento demográfico, es decir, si tiene suficientes personas que se integren a la fuerza laboral.

Una robusta población económicamente activa puede garantizar que se produzcan una variada gama de bienes y servicios, fomenta el consumo interno, y además sus impuestos financian proyectos de infraestructura y programas sociales, como los fondos de retiro de las personas mayores.

¿Qué pasa cuando la población va envejeciendo o muriendo y no hay suficientes personas que se integren a la fuerza laboral? La economía y la sociedad tambalean. Veamos un ejemplo.

Cuando los nacimientos y la inmigración escasean

Desde 1984 la tasa de natalidad de Corea del Sur ha caído sistemáticamente. Se estima que para tener allí un saludable nivel de crecimiento demográfico y reemplazo de la población se necesita que cada mujer tenga 2.1 hijos, sin embargo en el 2020 esta cifra alcanzó un mínimo histórico de 0.84.

Ese mismo año, el número de muertes en Corea del Sur superó la cantidad de nacimientos y la población del país se contrajo por primera vez en su historia. ¿Por qué es esto un problema? La Oficina Nacional de Estadística de Corea proyecta que la población en edad laboral del país se reducirá al 51 % para el año 2050, mientras que las personas de 65 años o más serán el 40 % de los habitantes. Economistas anticipan una catástrofe económica y social en menos de 30 años allí.

Una situación similar están sufriendo otros países con un rápido envejecimiento y reducción poblacional como Italia, Japón, España y Taiwán.

El futuro está en la comunidad latina

Entre el año 2010 y 2020 Estados Unidos experimentó el crecimiento demográfico más lento de cualquier década desde 1930. En los últimos años han nacido menos niños y los niveles de inmigración también han disminuido.

Pero no todo está perdido, la mayoría (51.1 %) del crecimiento poblacional de Estados Unidos entre 2010 y 2020 ocurrió gracias a los latinos.

En Carolina del Norte la comunidad latina creció 40 % en la última década, mientras que los índices de los blancos y afroamericanos disminuyeron.

Una de las regiones con mayor desarrollo es el Triángulo, es decir, el área entre las ciudades de Raleigh, Durham y Chapel Hill, de hecho Wake es el condado más poblado del estado. Actualmente uno de cada 10 latinos que viven en Carolina del Norte están aquí.

A lo largo de esta década hemos sido testigos de las luchas, logros y el invaluable aporte de los latinos. Hemos visto crecer y prosperar a nuestra comunidad, por eso celebramos con mucha alegría nuestras primeras 500 ediciones de La Noticia en Raleigh y el Triángulo.

Creemos que el futuro del estado y del país están ligados al crecimiento y al acceso a oportunidades para la comunidad latina. Saludamos a esos valientes trabajadores, a esas familias amorosas, a esos estudiantes dedicados, a los latinos que con su esfuerzo, alegría y perseverancia levantan en alto el nombre de nuestra comunidad, a quienes con su música, comida y calidez enriquecen la cultura estadounidense.

Muchas gracias por su preferencia y por permitirnos caminar justo a usted hacia un mañana mejor.

Encuentre este artículo en inglés aquí.

Diego Barahona A.

Periodista, editor, asesor, y presentador. De 2016 a 2019 el periodista más galardonado en Estados Unidos por los Premios José Martí. Autor del best seller: ¿Cómo leer a las personas? dbarahona@lanoticia.com

Deja un comentario