Un video que mostró la explosión de un camión que transportaba propano en Carolina del Norte de viralizó en cuestión de minutos.

La explosión ocurrió la noche del lunes 1 de noviembre en Lexington, y dejó a dos personas heridas con quemaduras de segundo y tercer grado.

Cuando el automóvil se encontraba en llamas, se observa a un curioso que responde al nombre de Joel Johnson hablando por teléfono con el 911 justo en el momento de la explosión.

"Nunca me había golpeado con nada con tanta fuerza. Casi lo relaciono con la caída de un edificio de tercer o cuarto piso", señaló Johnson, que en el video viral se muestra vestido de rojo.

“Tan pronto como informé del incendio, ocurrió esta explosión loca e intensa, y básicamente todos giramos y corrimos”, añadió para FOX8.

El video ya cuenta con más de 40 mil reproducciones.

El propietario del vehículo que se incendió explicó que tenía un tanque de propano en el interior y que se había detenido una vez que notó que tenía una fuga.

Momentos después de que los dos pasajeros salieron del automóvil, se incendió.

“La explosión acabó con las líneas eléctricas. Tuvieron que reemplazarlas en los edificios cercanos”, mencionó Johnson.

Las dos personas heridas se encuentran en un hospital local con heridas de segundo y tercer grado.

"Me alegro de que esté bien. Acababa de hablar con él. Lo pasé a ver de camino al trabajo”, dijo Noah, hijo del conductor.

"Fue realmente revelador para mí estar agradecido por eso porque fácilmente podría haber sido la última vez que pude hablar con él", agregó el familiar.

Por su parte, el jefe de bomberos de Lexington dijo que el incendio tardó 15 minutos en apagarse y que tres vehículos resultaron dañados como producto de la explosión.

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS:

Dos latinos ganaron la lotería en Carolina del Norte el mismo día: ¡Uno de ellos se llevó $2 millones!

“Es una victoria": Amexcan celebra que empresa de criptomiería se retractara de construir una fábrica en Belvoir

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario