"No queremos una pandemia gemela", advirtió el doctor William Schaffner, de la Fundación Nacional para Enfermedades Infecciosas, respecto a un virus más fuerte que la influenza.

El país se está preparando para la temporada de influenza. El gobierno hizo un llamado a los ciudadanos para que se vacunen contra esta enfermedad y también contra el COVID-19.

"Lo entiendo: todos estamos cansados de escuchar sobre vacunas", dijo la directora de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), doctora Rochelle Walensky. Pero vacunarse "es doblemente importante este año", agregó la funcionaria, quien se inoculó a inicios de la semana como lo hace cada año desde que estudiaba Medicina en 1995. "Nos estamos preparando para el regreso de la influenza".

Gracias a la pandemia los casos de influenza cayeron a niveles históricos en todo el mundo. El distanciamiento, el confinamiento y el uso de mascarillas ayudaron en ello.

Pero a medida que las restricciones por el coronavirus se han liberado la diseminación de este y otros virus es inevitable. La principal preocupación que lleva a pedir la vacuna contra la influenza es que no hay forma de predecir qué tan mala será la temporada en el invierno.

La vacuna contra la influenza evitaría virus peores

Los funcionarios estadounidenses están preocupados porque un virus respiratorio diferente, llamado Virus Respiratorio Sincitial (RSV), que generalmente ataca a los niños en el invierno, reapareció el verano pasado tan pronto como la gente comenzó a dejar de usar mascarillas.

"¿Es eso un presagio de una peor temporada de influenza? No lo sabemos, pero ciertamente no queremos una pandemia gemela, tanto de COVID como de influenza", dijo el doctor William Schaffner, de la Fundación Nacional para Enfermedades Infecciosas.

Aunque no existe vacuna específica contra el RSV, la vacuna contra la influenza podría ser un avance para evitar cuadros respiratorios graves.

Los CDC recomiendan una vacuna anual contra la influenza para casi todas las personas, a partir de los 6 meses de edad. La influenza es especialmente peligrosa para los adultos mayores, los niños menores de 5 años, las personas con problemas de salud crónicos como diabetes, asma o enfermedades cardíacas y durante el embarazo.

El otoño pasado, casi la misma cantidad de estadounidenses en general se vacunaron contra la influenza como antes de la pandemia. Casi la mitad de la población elegible, según los datos de los CDC publicados el jueves. Pero hubo una caída leve en las vacunas contra la influenza infantil el año pasado y entre la población latina y negra.

El año pasado, el 43 % de la población afroestadounidense y el 45 % de la latina se vacunaron contra la influenza en comparación con el 56 % de la población blanca.

Los CDC esperan que los fabricantes de vacunas entreguen entre 188 millones y 200 millones de dosis contra la influenza.

Desarrollado por La Noticia con información de AP.

Te puede interesar: Advierten "potencialmente severa" temporada de gripe en 2021

Jeralí Giménez

Lic. en Comunicación Social. MBA en Mercadeo. CEO de Link BTL. Disfruto de leer y escribir. Soy madre y esposa agradecida con la vida. jgimenez@lanoticia.com

Deja un comentario