Los avances médicos han dado una esperanza contra la lucha contra las ETS, la vacuna contra el virus VIH, que ya entró en la tercera fase de experimentación en países de Latinoamérica y Europa.

La vacuna consiste en una combinación de varias proteínas del virus VIH, las cuales se adhieren genéticamente a un vector viral (adenovirus 26), inofensivo para los humanos y que generaría inmunidad contra diferentes subtipos del virus.

El investigador Carlos Cabrera catalogó el hecho como un hito histórico y destacó que es el primer estudio de vacuna contra el VIH que llega a la tercera fase.

“Ocho países participan. Por Latinoamérica están Argentina, Perú, México, Brasil, también está Estados Unidos, y en Europa está España, Italia y Polonia. Es un estudio que pretende reclutar a 3.800 participantes voluntarios en todo el mundo”, aseveró Cabrera, investigador principal del estudio Mosaico

Con centros en cada uno de los países antes mencionados, las personas que quieran formar parte del estudio pueden solicitarlo en el sitio web de Mosaico, mencionó Cabrera.

Vacuna preventiva

El investigador aseguró que la vacuna es preventiva y por el momento desconoce la efectividad de la vacuna que se aplicará en la tercera fase, pues solo cuenta con los datos de las fases anteriores.

“Ya ha habido otras tres candidatas a vacunas del VIH desde los (años) ochenta y desafortunadamente todas ellas no han alcanzado el 30 % de la eficacia. Entonces esta es promisoria, probablemente tendría esa posibilidad de saltar esa barrera, incluso se habla de que pudiera ser del 50 %”, agregó Cabrera.

Cabrera explicó que el estudio tardará 30 meses debido a que los voluntarios recibirán 6 inyecciones, pues se trata de “régimen de vacunas” y no una dosis.

“Posteriormente se les hará un seguimiento para valorar la eficacia, la inmunidad, es decir qué tan efectiva es para asignar anticuerpos, cuánto va a durar la protección y evaluamos la seguridad”, apuntó.

Esperanzas contra el VIH

Recientemente, una mujer de Santa Fe, Argentina, sorprendió al mundo médico al curarse naturalmente de VIH ochos años después de ser diagnosticada con el virus. El hecho insólito, que es una esperanza para la cura del VIH, fue anunciado por un grupo de científicos de Harvard.

Conocida como la “paciente Esperanza”, la argentina es la segunda persona en la historia que se cura del VIH después de ser diagnosticada. La primera fue Loreen Wilenberg, una mujer de 66 años de San Francisco que fue encontrada en septiembre de 2020.

“Encontrar un paciente con esta capacidad natural de cura funcional, ningún virus que pueda reproducirse, es bueno, pero encontrar dos significa mucho más”, dijo la doctora Natalia Laufer, médica del paciente e investigadora del VIH en Buenos Aires, según The Times.

“Significa que debe haber más gente así. Esto es un avance significativo en el mundo de la investigación sobre la cura del VIH. Tras el diagnóstico, sus pruebas nos sorprendieron a todos”, comentó.

Aldo Mendoza

Egresado de la carrera de Comunicación y Periodismo en la Facultad de Estudios Superiores Aragón, UNAM. amendoza@lanoticia.com

Deja un comentario