Una diferencia ideológica entre hermanos acabó con el asesinato de uno de ellos que administraba vacunas COVID-19.

De acuerdo a los documentos policiales, Jeffrey Burnham asesinó al farmacéutico Brian Robinette, porque creía que estaba matando gente con la administración de la vacuna.

Los investigadores del caso señalaron que Burnham le dijo a su madre un día antes del incidente que el gobierno “envenena a la gente” con las vacunas.

Brian sabe algo!", aseguraba el acusado.

La policía informó que tanto Robinette como su esposa, Kelly, recibieron múltiples disparos con una pistola calibre 40.

Cuando los oficiales llegaron a la residencia de Maryland, encontró a Robinette en el vestíbulo del primer piso, mientras Kelly se ubicaba en el dormitorio del piso de arriba.

En toda la casa se encontraron múltiples casquillos del arma. Tras cometer el doble asesinato, Burnham huyó del lugar en busca de gasolina.

Un informante del caso explicó que Burnham le solicitó gasolina y le aseguró que su hermano estaba matando gente con las inyecciones.

Actualmente Burnham se encuentra detenido sin derecho a fianza.

Por su parte, Brian y Kelly Robinette, fallecieron dejando dos hijos. Se creó una cuenta de GoFundMe para recaudar dinero que ayude a su familia. Actualmente han recibido $75,000.

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS:

Charlotte exige vacuna COVID-19 a nuevos trabajadores

Latina de Raleigh sobrevivió tras 20 días en coma por COVID-19: “Por favor, vacúnense”

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario