Los Servicios de Búsqueda y Rescate del condado de Lake, Colorado, revelaron una historia que no deja de ser asombrosa, a pesar de haber ocurrido hace dos décadas.

En el año 2000, un hombre se enrumbó al Monte Elbert de Colorado a las 9:00 a. m. para dar un recorrido en la montaña.

Todo el día transcurría como de costumbre hasta que se hicieron las 8:00 p. m. y el excursionista no regresaba de su paseo. Eso hizo que reportaran su desaparición.

Lo primero que hicieron los rescatistas fue llamar múltiples veces a su teléfono móvil, pero no consiguieron que el hombre atendiera las llamadas. Por eso, se inició el despliegue de un operativo a las 10:00 p. m. de ese día para ubicarlo.

Sin embargo, a las 03:00 p. m. del día siguiente se suspendió la búsqueda al no encontrar ningún indicio del excursionista perdido.

Los funcionarios de rescate no se dieron por vencidos y retomaron la búsqueda a las 7:00 p. m. de ese día cuando recibieron un inesperado reporte a las 09:30 p. m.: el hombre había regresado sano y salvo al lugar donde estaba alojado.

El sujeto realmente se había perdido y tuvo que probar diferentes senderos durante toda la noche hasta que consiguió regresar al lugar donde estaba estacionado su vehículo. Sin embargo, nunca tuvo idea de que lo estaban buscando.

"El sujeto ignoró las repetidas llamadas telefónicas nuestras porque no reconoció el número",

dijo la agencia.

Los Servicios de Búsqueda y Rescate del condado de Lake recordaron esta historia 20 años después porque quieren prevenir que a las personas les ocurra algo similar.

"Si está atrasado de acuerdo con su itinerario y comienza a recibir llamadas repetidas de un número desconocido, conteste el teléfono; ¡puede ser un equipo de Servicio y Rescate tratando de confirmar que estás a salvo!"

exhortó la entidad.

Para más información, suscríbete a nuestro Newsletter.

José Cordero

Licenciado en Comunicación Social por la Universidad de Los Andes, Venezuela. Periodista de La Noticia. jcordero@lanoticia.com

Deja un comentario