El aumento considerable en el precio de la gasolina se ha convertido en un problema para las autoridades estadounidenses y a su vez en un mercado muy explotado por los ladrones.

La Oficina del alguacil del condado de Newberry, en Carolina del Sur, atrapó a un sospechoso que utilizó un “mecanismo ingenioso” para robarse combustible.

Las autoridades investigaron cientos de galones de combustible de diésel robados de Pilot Truck Plaza, ubicada en la autopista 773 cerca de la Interestatal 26.

Te puede interesar:

El sospechoso de origen latino, Lucas Paul Reyes, colocó dispositivos “skimmer” en las bombas de gasolina para obtener de manera ilegal números de tarjetas de crédito.

Reyes, de apenas 20 años, está siendo acusado de emplear la información de la tarjeta de crédito robada para bombear combustible a una camioneta que estaba equipada con una bomba en el tren de rodaje.

De esta forma transfería la gasolina a un remolque cerrado.

El latino también enfrenta cargos por conducir sin licencia, resistirse al arresto, robo de tarjetas de transacciones financieras, fraude, allanamiento de un tanque de combustible y violación de la Ley de Delitos Informáticos.

Te puede interesar:

La Oficina del alguacil del condado de Newberry alertó a la comunidad sobre este tipo de delitos que se vienen cometiendo ante el incremento de la gasolina.

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...