Rehabilitadores de fauna silvestre han estado descontaminando a docenas de caimanes luego de un derrame de 300,000 galones de diésel en un humedal de la zona metropolitana de Nueva Orleans.

La labor consiste en cepillar sus dientes puntiagudos y limpiar sus pieles escamosas.

Para limpiar un caimán de dos metros de largo se necesitaron ocho personas: cuatro sujetadores, dos frotadores, una persona con una manguera para enjuagar con agua caliente y otra para cambiar el agua de lavado.

La limpieza de los dientes se realiza al final de una serie de lavados corporales en los que se utilizan concentraciones de detergente Dawn para eliminar la suciedad.

El diésel se vertió en la zona de Chalmette, un suburbio de Nueva Orleans, el 27 de diciembre, después que se rompió un oleoducto muy corroído, según los registros federales.

Casi un centenar de caimanes afectados por derrame

Se han rescatado 78 caimanes. 33 de ellos fueron limpiados y liberados el viernes en un refugio nacional de vida silvestre situado en Nueva Orleans y a unos 16 kilómetros del lugar del derrame, en el distrito de San Bernardo, informó el Departamento de Vida Silvestre y Pesca de Luisiana.

Este derrame ocasionó un gran impacto en la vida silvestre en comparación con la mayoría de los derrames en Luisiana.

Se ha recuperado la mayor parte del combustible de los estanques y los contratistas del operador Collins Pipeline Co., de Collins, Mississippi, trabajan en planes para tratar el suelo contaminado, dijo el viernes el portavoz del Departamento de Calidad Ambiental de Luisiana, Gregory Langley.

Jeralí Giménez

Lic. en Comunicación Social. MBA en Mercadeo. CEO de Link BTL. Disfruto de leer y escribir. Soy madre y esposa agradecida con la vida. jgimenez@lanoticia.com

Deja un comentario