Con la economía viéndose gravemente afectada por la pandemia del COVID-19, costear un título universitario se ha convertido en una misión imposible para múltiples familias estadounidenses.

Asistir a la educación superior requiere más que solo las calificaciones para ingresar; también se necesitan de los recursos financieros.

En promedio, la matrícula, el alojamiento y la comida en una Universidad con duración de cuatro años cuesta alrededor de $27,000 a $55,000 anualmente.

Esta cifra varía de acuerdo al estado público o privado de la escuela y si se encuentra dentro o fuera del estado.

Para determinar las escuelas con mejor desempeño al menor costo posible para los estudiantes universitarios, WalletHub comparó más de 1,000 instituciones de educación superior en el país.

El conjunto de datos se agrupa en siete categorías, como la selectividad de los estudiantes, el costo y la financiación, y los resultados profesionales.

Las métricas varían desde la proporción de estudiantes por docente hasta la tasa de graduación y el salario medio posterior a la asistencia.

Bajo este escenario, el estado de Carolina del Norte cuenta con una de las 10 mejores universidades del país.

La Universidad de Duke es la octava mejor en la clasificación con un puntaje total de 75.86, casi cuatro por debajo de las mejor posicionadas.

Si bien Duke fue la única representante del estado dentro de las 30 mejores del país, la Universidad de Chapel Hill, Raleigh, Davidson College y Western Carolina University siguieron entre las mejor calificadas.

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS:

Carolina del Sur es el estado con la peor eficiencia eléctrica en el país

Carolina del Norte, entre los estados donde niños sufren mayor acoso escolar

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario