Diversos trabajadores inmigrantes de restaurantes recuperaron los salarios impagos después de dar una caminata que se volvió viral en TikTok.

 El 17 de mayo, un grupo de trabajadores de Winston-Salem, Carolina del Norte, se manifestaron en busca de recuperar sus sueldos caídos.

En su mayoría se trataba de inmigrantes que laboraban en un restaurante IHOP.

Y gracias a sus protestas, lograron recuperar con éxito los salarios atrasados después de meses de pagos inconsistentes o nulos.

Todo comenzó cuando la historia de Rosa González se volvió viral el 1 de mayo luego de que su compañera de trabajo, Vanessa Becerril, publicara un video en TikTok.

Ahí mostró a una docena de trabajadores saliendo de la cocina de IHOP después de que el gerente de distrito se negó a pagarle a Rosa las 80 horas de trabajo que le debían.

En menos de 48 horas, el video de Vanessa había recibido millones de visitas.

Y así, las demandas para que se le pagara a Rosa se comenzaron a publicar masivamente en todas las redes sociales.

Como resultado de la presión, un gerente regional entregó un cheque en la puerta de Rosa el jueves siguiente compensándola por sus horas.

"Tener a mis compañeros de trabajo a mi lado fue increíblemente empoderador", dijo Rosa.

“Espero que otras personas que pasan por lo mismo sepan que también pueden hablar porque tienen derechos”.

Una semana después, con el apoyo de la asociación Siembra NC y aliados de la comunidad, el resto de los trabajadores marcharon juntos a la tienda para cobrar sus cheques de pago, incluidos los salarios que les habían negado los meses anteriores.

Ahora, Rosa mantiene su compromiso de garantizar que este tipo de trato a los trabajadores inmigrantes se detenga.

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS:

Siembra NC anima a los latinos a involucrarse en el proceso político

Joven inmigrante con discapacidad vende tamales para sobrevivir en Carolina del Norte

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario