Un grupo de 150 trabajadores de los estados de Carolina del Norte, Carolina del Sur, Alabama y Georgia viajarán a Washington en busca de mejores salarios.

La delegación asistirá a la Asamblea de trabajadores de bajos salarios y pobres en masa, además de la marcha moral y a las urnas el próximo sábado 18 de junio.

Este grupo está organizado por Raise Up, la rama sureña de Fight for $15 and a Union, e incluye trabajadores de las industrias de comida rápida, atención domiciliaria, comercio minorista y servicios.

Te puede interesar:

Los inconformes viajarán durante la noche del viernes en autobuses y camionetas para participar en la asamblea histórica del sábado, organizada por la Campaña de los Pobres.

“Vamos a DC porque no deberíamos tener que preocuparnos por cómo vamos a mantener a nuestra familia semana tras semana”.

“Necesitamos abrir las leyes laborales y tener un sindicato en cada trabajo, para que podamos vivir cómodamente y ser respetados en el trabajo”, dijo Taiwanna Millligan, trabajadora de Dollar General y miembro de Raise Up de Santee, Carolina del Sur.

Los trabajadores del sur pedirán durante la marcha que el Congreso apruebe la Ley PRO que reducirá las barreras existentes para los empleados que intentan formar sindicatos.

Los miembros de Raise Up sostienen que las barreras a la sindicalización en los estados del sur están vinculadas al pésimo estado de las condiciones laborales, incluida la falta de protección de los trabajadores y el bajo acceso a la atención médica.

“Voy a protestar y crear conciencia sobre un problema que afecta a todos en mi comunidad pero que se deja de lado porque no es rentable para las personas en el poder. Estoy hablando de salarios insoportables”, apuntó Maurice Haskin, un cocinero de línea de Atlanta, GA, que forma parte de la delegación.

El grupo de trabajadores reiterará su postura con la demanda de un salario mínimo federal de $15, lo que elevaría el salario de millones de trabajadores en los estados del sur.

Un salario mínimo de $15/hora es una de las herramientas más poderosas disponibles para combatir la riqueza racial y las brechas de ingresos.

Te puede interesar:

Aumentar el salario mínimo a $15/hora impulsaría los ingresos de 32 millones de trabajadores, incluido el 59 % de las familias trabajadoras con ingresos por debajo del umbral de la pobreza.

Según UC Berkeley, aumentar el salario mínimo en la década de 1960 condujo directamente a una caída del 20 % en la desigualdad de ingresos para los afroamericanos.

El salario mínimo en Carolina del Norte, Carolina del Sur, Alabama y Georgia se ha estancado en $7.25/hora desde el último aumento del salario mínimo federal impuesto en julio de 2009.

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...