Madison Cawthorn
El político nacido en Asheville hace 26 años lleva una serie de declaraciones desafortunadas (Foto: AP)

El congresista de Carolina del Norte, Madison Cawthorn, aseguró que desde que llegó a Washington ha presenciado una serie de reuniones llenas de drogas y sexo.

Cawthron acudió con el presentador del podcast Warrior Poet Society, John Lovell, a quien le manifestó haber presenciado que aparentemente sus colegas del Partido Republicano inhalan cocaína justo enfrente de él.

TAL VEZ SEA DE TU INTERÉS: Votantes no afiliados a algún partido son la fuerza principal en Carolina del Norte

El congresista, de 26 años, se dijo consternado por haber sido invitado a “reuniones sexuales” con hombres a los que admira.

“Es increíble la penetración sexual que ocurre en Washington, quiero decir, siendo un tipo joven, la edad promedio es probablemente de 60 o 70 años”.

“Observo a todas estas personas, muchas de ellas a las que he admirado a través de mi vida, siempre he prestado atención a la política, y de repente te invitan a, 'Oh, vamos a tener una reunión sexual en una de nuestras casas, deberías venir”, señaló Cawthron en el podcast.

Aunque no dio nombres ni partidos políticos, el círculo social en el que se maneja el congresista gira en torno al Partido Republicano.

El legislador novato ha estado en medio de la polémica luego de las declaraciones donde aseguró que el Presidente de Ucrania, Voldomyr Zelensky, es un “matón”.

Si bien cuando fue elegido como congresista en 2020 contaba con una gran aceptación, la carrera de Cawthorn ha ido en descenso.

TAL VEZ SEA DE TU INTERÉS: Congresista de Carolina del Norte es acusado de conducir con licencia revocada

Incluso un grupo de sus propios votantes están tratando que se le prohíba postularse para servir en el Congreso.

Cabe destacar que también tiene en su contra acusaciones de conducta sexual inapropiada en contra de una mujer de apenas 17 años.

Foto del avatar

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...