Cuando el dinero de ayuda federal CARES Act COVID-19 estuvo disponible para el condado de Avery, Carolina del Norte, se discutió cuál era el mejor uso para este.

El administrador del condado Phillip Barrier se reunió con funcionarios de varios departamentos para discutir sobre el más adecuado uso de este activo.

Con las vacunas en el horizonte, el grupo consideró que lo prudente era adquirir remolques especiales para llevar las vacunas a las zonas rurales.

Además, estos vehículos también se podrían utilizar para otros problemas de salud.

Como resultado, se compraron y llegaron dos remolques tipo camper de 30 pies de largo.

Las unidades cuentan con rampa para personas con discapacidad, refrigerador, área de espera y lugar para computadoras para ingreso de datos.

Está alimentado por un generador, por lo que hay calefacción y aire acondicionado.

Los remolques permiten a los funcionarios de salud locales llevar fácilmente las clínicas de vacunas a las comunidades de todo el condado de Avery.

También se determinó usarlos una vez que se dio a luz verde a la vacunación de los maestros.

En lugar de que los maestros se tomen el tiempo para ir a las clínicas de vacunas, “les llevamos las clínicas a las escuelas”, dijo Barrier.

El único factor limitante en este momento, dice, es el suministro de vacunas, que espera se resuelva pronto.

Los funcionarios dicen que las unidades móviles de salud seguirán ocupadas mucho después de que pase la crisis del coronavirus.

Se puede usar para clínicas de vacunación contra la influenza, clínicas de vacunación infantil y para cualquier problema de salud en cualquier parte del condado.

"Será el futuro, y lo llamaremos Health on Wheels", dijo.

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS:

COVID-19: Reportan cero condados en la zona “roja” en Carolina del Norte

Wake recibe 20,000 vacunas COVID-19 y abre nuevas clínicas de vacunación

Foto del avatar

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario