Si bien, en Raleigh muchos creen que los tiroteos y otros delitos violentos conducen a arrestos, la realidad es otra.

Lo cierto es que muchos delincuentes ni siquiera terminan esposados.

Solo alrededor de 1 de cada 4 asaltos agravados en Durham resultó en un arresto en 2020, según el Informe delictivo del segundo trimestre de 2021 del departamento de policía local.

Para los casos de homicidio, el departamento informó realizar 1 arresto por cada 3 casos, es decir, un 32 %.

En otras jurisdicciones, las cifras son ligeramente mejores, pero rara vez superan las tasas por encima del 50 %.

Eso sí, alrededor del 65 % de los asesinatos fueron aclarados por la policía de Raleigh en 2020.

Mientras que menos de la mitad, el 41 % de los asaltos agravados en 2020, fueron aclarados por la policía de Raleigh.

El Departamento de Policía de Fayetteville informó que el 58 % de los homicidios fueron absueltos en 2020, pero menos de un tercio (31.4 %) de las agresiones agravadas se resolvieron.

Las tasas de autorización han sido durante mucho tiempo una medida del éxito y la eficacia de la policía en el desempeño de su trabajo.

A nivel nacional, el 45 % de los delitos violentos conducen a un arresto, según datos de 2019 del FBI.

Las agencias informan la tasa más alta de arrestos por casos de homicidio (61.4 %), seguidos de los cargos de agresión agravada, con un 52 % resuelto por un arresto en 2019.

En 2020, La policía de Durham informó tasas de eliminación más bajas que los promedios nacionales para casi todos los delitos violentos, excepto la violación.

Los arrestos son solo un componente del sistema judicial.

Si las tasas de arrestos son bajas, el porcentaje de personas realmente condenadas es aún menor.

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS:

Se reducirá límite de velocidad en Raleigh por preocupante aumento de accidentes viales

Pasajero de Uber murió en trágico accidente automovilístico en Carolina del Norte

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario