Un estudiante de la Universidad Estatal de Carolina del Norte que murió atropellado el pasado fin de semana, beneficiará al menos a siete personas con sus órganos.

Ben DeRose, de 21 años, caminaba hacia su casa el domingo cuando fue atropellado por un automóvil. El joven fue trasladado de emergencia al hospital, donde perdió la vida horas después.

Adam DeRose, hermano de la víctima, contó en entrevista con WRAL que Adam estaba estudiando microbiología, trabajaba en un laboratorio en Nuevo México y era miembro de la fraternidad Alpha Sigma Phi.

"Como su hermano mayor, ha sido como el combustible en el fuego de mi vida. No rehuía nada en la vida, y su perspectiva le dio la capacidad de sacar lo mejor del mundo", mencionó Adam.

La muerte de Ben ha hecho reflexionar a Adam sobre el valor de su familia, que se mantiene unida en medio del trágico deceso del miembro más chico.

"Somos fuertes porque eso es lo que somos. Es lo que hace la vida más fácil y es lo que hace que valga la pena vivirla", aseguró DeRose.

De acuerdo a los informes policiales, Ben DeRose corría hacia el noroeste a través de Crest Road en "un punto donde no hay cruce de peatones, no en la intersección" cuando el automóvil lo golpeó.

El conductor se detuvo, llamó al 911 y esperó a que llegaran las autoridades. El reporte asegura que el conductor no viajaba a exceso de velocidad, ni bajo la influencia de alguna droga. 

Dentro de la tragedia, Adam ve como algo positivo el hecho de que los órganos de Ben ayudarán al menos a 7 personas a tener una mejor vida.

"Es literalmente tomar la tragedia y convertirla en un milagro para al menos otras siete personas. Podemos esparcir siete veces más bien de lo que recibimos mal al hacer eso", dijo Adam con emoción.

Aldo Mendoza

Egresado de la carrera de Comunicación y Periodismo en la Facultad de Estudios Superiores Aragón, UNAM. amendoza@lanoticia.com

Deja un comentario