Desde tiempos ancestrales, las personas han encontrado la manera de medir qué tan brusco podría ser el invierno a través de la naturaleza.

Desde marmotas hasta los caquis, existen numerosas formas no científicas de predecir qué temperatura habrá.

El problema es que el historial de precisión de estos métodos dista mucho de ser perfecto.

WNC Charlotte se propuso investigar una de esas creencias.

Y es que una leyenda urbana dice que la coloración de las orugas de oso lanudo predice el próximo invierno.

Si el oso lanudo es mayormente negro, significa un invierno más duro.

Si es mayormente marrón, significa uno más suave.

Si es marrón en la cabeza con más negro cerca de la cola, significa un invierno que comienza suave y termina con dureza (y viceversa).

¿Son verdaderas esas aseveraciones de invierno?

Después del Festival anual de gusanos lanudos de Carolina del Norte en Banner Elk, vale la pena preguntárselo.

Y es que los organizadores del evento citan la racha de precisión de 20 años de la oruga de oso lanudo.

Este año, el ganador predijo un invierno suave por delante.

Pero según el Servicio Meteorológico Nacional y Frank Fowler, biólogo de control de plagas de McNeely, las orugas de oso lanudo no pueden predecir la severidad del próximo invierno.

Aunque, eso sí, su color puede indicar la dureza del invierno anterior.

"Ha habido muchos estudios, mucho folclore, sobre el oso lanudo”, afirmó el biólogo Frank Fowler.

“Y ningún estudio ha llegado a la conclusión de que en realidad predicen eventos climáticos futuros".

No pueden predecir el futuro, pero pueden recordarnos el pasado.

"La coloración y la longitud de las bandas tienen una correlación con lo severo que fue el invierno anterior”, explicó.

“Cuando nacen en la primavera, son todas negras, y cuanto más cálida es la estación de crecimiento, más ancha es la roya redonda, la banda de color se vuelve en el medio”.

El Servicio Meteorológico Nacional explica que el color indica la edad de la oruga.

Cada vez que muda su pelaje, se vuelve más rojo.

En cuanto a por qué los insectos son tan peludos, Fowler dijo que el pelaje los protege de la congelación, hasta -90 F.

La oruga oso lanudo no es una plaga, ni es dañina.

De hecho, podría hacer un favor a las personas al comerse las malas hierbas de su jardín.

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS:

Extraño insecto amenaza Carolina del Sur: "Les gusta gritar"

¿Cuándo comienza el invierno 2021?

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario