Una auditoría mostró que la oficina de beneficios por desempleo de Carolina del Norte no distribuyó lo suficientemente rápido $438 millones en pagos iniciales a trabajadores desempleados en 2020 y principios de 2021.

De acuerdo al informe, gran parte del problema fue al proceso de reclamos y al monitoreo deficiente por las demoras.

Cabe recordar que la División de Seguridad Laboral luchó en 2020 para que los pagos salieran por la puerta de inmediato.

La división vio un número récord de solicitantes para los programas de desempleo tradicionales y los creados por el gobierno federal y estatal durante el cierre y las restricciones comerciales relacionadas.

La tasa de desempleo estatal alcanzó el 13.5 % en abril y mayo de 2020.

TAL VEZ SEA DE TU INTERÉS: Latinos de Carolina del Norte, entre los más desfavorecidos por la brecha racial del país

La auditoría de desempeño cuantifica los retrasos de los beneficios iniciales que cubren todo 2020 y el primer trimestre de 2021 que no se emitieron dentro de los 14 o 21 días posteriores a la presentación de reclamos de una persona.

El dinero de los beneficios proviene de fuentes estatales y federales, según el programa.

La oficina de la auditora estatal Beth Wood encontró que solo el 60 % de los 3.67 millones de pagos iniciales en ocho programas valorados en $1,200 millones se enviaron dentro de los estándares de puntualidad del gobierno federal.

Y el 32 % de los primeros pagos, por un total de $342 millones, no se emitieron dentro de los 30 días, según el informe.

Los retrasos se produjeron en medio de informes noticiosos de “personas desempleadas que agotaron sus ahorros, se endeudaron y no pudieron pagar sus gastos de la vida diaria”, dijo la auditoría.

Los primeros retrasos en medio de la avalancha de reclamos contribuyeron a que el gobernador Roy Cooper reemplazara al jefe de la división con el exrepresentante estatal Pryor Gibson.

Las quejas sobre el programa en general han disminuido a medida que se relajaron los atascos de beneficios, los programas temporales expiraron y las solicitudes cayeron a medida que la economía se recuperó.

En total, se emitieron $11,600 millones en beneficios de desempleo durante el período de 15 meses revisado. Los bloqueos por coronavirus comenzaron en marzo de 2020.

A pesar del aumento "sin precedentes" en las solicitudes de beneficios durante la pandemia, la división no estaba "preparada para las recesiones económicas que inevitablemente ocurrirán", escribieron los auditores.

Para cumplir con el estándar de puntualidad del gobierno federal, al menos el 87 % de los primeros pagos de beneficios deben realizarse dentro de los 14 o 21 días.

El período de tiempo más largo se permite para estados como Carolina del Norte que requieren que los solicitantes de reclamos esperen una semana antes de recibir su beneficio semanal inicial. Pero esa semana de espera se eliminó en abril de 2020.

Carolina del Norte tuvo problemas antes de la pandemia para cumplir con este estándar, y no lo logró anualmente desde 2012 bajo las administraciones demócrata y republicana, según la auditoría.

TAL VEZ SEA DE TU INTERÉS: Hay 75% menos gente con empleo en Carolina del Norte que antes de la pandemia, ¿la razón?

Y el porcentaje de Carolina del Norte ha caído constantemente por debajo del promedio nacional durante ese período.

Durante el período cubierto por la auditoría, solo dos de los ocho programas de beneficios que operaba la división cumplieron con el estándar. Ambos programas comenzaron durante la pandemia.

La auditoría también mencionó lo que sucede cuando un reclamo de desempleo de Carolina del Norte no se aprueba a través de un sistema de procesamiento automatizado que el estado comparte con Georgia y Carolina del Sur.

Ese reclamo luego debe ser revisado manualmente por la división, cuyo plazo asignado para completar la revisión suele ser de 40 días y puede llegar a 110 días, según la auditoría.

Con información de Associated Press.

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...