Padres de familia en Carolina del Norte se manifestaron en contra de las mascarillas en las escuelas de sus hijos.

La reunión de la junta escolar de Iredell-Statesville del lunes 10 de mayo por la noche se llenó convirtió en un acalorado debate.

La razón se debió a la disputa sobre si se debería exigir a los estudiantes que usen mascarillas en todo momento en la escuela.

Un grupo de padres se manifestó con carteles fuera de la reunión de la junta escolar para dejar claro su mensaje

Un letrero decía "¡Desenmascaren a nuestros hijos!”; otro, "mi hijo, mi elección”.

Carrie Prejean-Boller, una madre preocupada, dijo a WCNC que como mamá, debería ser su elección decidir si sus hijos deben o no usar máscara.

"Todos estábamos nerviosos por la pandemia desde el principio, pero ya no tenemos miedo", dijo Prejean-Boller.

"Es hora de que se acabe".

Durante la reunión de la junta escolar, el superintendente Dr. Jeffery James leyó una declaración.

En ella, explicó que el distrito debe seguir el mandato estatal de mascarillas establecido por el gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper.

Dicho mandato requiere que se usen máscaras en todas las escuelas públicas

El distrito está ofreciendo exenciones de máscaras para quienes las necesiten.

En tanto, algunos padres argumentan que los estudios de los CDC muestran que los niños tienen menos probabilidades de propagar el virus y enfermarse gravemente si contraen COVID-19. 

También en la reunión de la junta del Distrito Escolar del Condado de Greenville, padres se presentaron en protesta por las pautas de las máscaras en las escuelas.

Por lo que cada vez son más quienes pujan por erradicar ese mandato en las escuelas de Carolina del Norte.

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS:

Los estudiantes no tienen que usar mascarillas cuando están afuera durante la escuela

Trabajadores inmigrantes venden máscaras para sobrevivir a los estragos de la pandemia

Foto del avatar

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario