Una mujer de Carolina del Sur disparó contra las casas de sus vecinos afroamericanos y mexicanos mientras gritaba insultos raciales.

La acusada recién fue condenada por detonar el arma contra otros hogares.

Eso llevó al alguacil del caso a decir que el estado necesita una ley de crímenes de odio.

Leon Lott, alguacil del condado de Richland dijo al periódico The State que tal ley habría permitido al juez mejorar la sentencia de 20 años dictada a Mandy Fortson después de que un jurado la declarara culpable de intento de asesinato y otros cargos.

Los fiscales dijeron que Fortson fue a su patio trasero en 2017 y disparó contra dos de las casas de sus vecinos.

Ella perpetró el tiroteo hacia un apartamento con una familia afroamericana y una casa con una familia mexicana.

Niños estaban dentro de ambas viviendas.

Las autoridades dijeron que Fortson gritó insultos raciales sobre afroamericanos y mexicanos mientras disparaba un revólver de casi un pie de largo.

Un hombre afroamericano fue alcanzado por las balas en la muñeca y la cadera, dijo Byron Gipson, procurador del Quinto Circuito Judicial. 

Nadie resultó herido físicamente en la otra casa, aunque los hijos de la familia siguen traumatizados.

Durante su juicio, Fortson, exparamédico del condado, negó haber disparado contra las casas. 

Los fiscales dijeron que nunca identificaron el motivo del crimen a pesar de la cantidad de pruebas contra la mujer.

"Esto muestra la necesidad de una ley de delitos de odio", dijo Lott.

Carolina del Sur es uno de los tres estados que no cuenta con una ley de este tipo.

Con información de The Associated Press 

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS:

Carolina del Sur en pánico: Tres muertos y una mujer embarazada resultó herida tras un tiroteo

Un sujeto en drogas alucinó un robo imaginario y disparó su escopeta frente a su recién nacido

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario