Una maestra de una escuela en Carolina del Norte que se convirtió en estrella de OnlyFans confesó que el bebé que espera es de un exalumno.

Amy Kupps, de 33 años, se encuentra embarazada producto de una aventura de una noche donde bebió más alcohol de la cuenta.

“Es una locura que tenga un bebé con un exalumno, pero lo mismo podría pasar en cualquier profesión”, señaló la mujer a NeedToKnow.online.

Te puede interesar:

“Podría recibir mucho odio o amor al compartir esto con el mundo, pero soy una buena persona y seré una gran madre para este niño”, agregó.

Kupps perdió su trabajo como profesora en una escuela secundaria de Carolina del Norte, después de que los funcionarios se percataron que tenía una cuenta de OnlyFans.

Cabe destacar que al papá de su hijo lo conoció en 2016 cuando tenía 16 años. Ahora tiene 22 años.

De acuerdo a la versión de Kupps, se encontraba en un club nocturno cuando notó la mirada de un hombre más joven, sin saber que era un antiguo alumno de ella. Fue hasta la mañana siguiente cuando se lo confesó.

“Me dijo que era un ex alumno mío e incluso sacó su anuario para probarlo”, recordó Kupps.

"Me quedé impactada. Permítanme ser claro: no tenía idea de que era un exalumno y si lo hubiera sabido, no me habría ido a casa con él”.

Aunque en un principio trató de olvidarlo, con el pasar de las semanas se dio cuenta que estaba embarazada.

Te puede interesar:

“Cuando la prueba de embarazo dio positivo, me quedé sin palabras. Soy católica, por lo que el aborto no es una opción para mí, aunque apoyo el derecho de otras mujeres a hacer lo que quieran con sus cuerpos”, manifestó.

Cabe destacar que Kupps ya es madre de un niño de 8 años y una niña de 10.

“Le dije que no tiene que preocuparse porque soy financieramente estable y no quiero una relación con él. Voy a cuidar a este bebé por mi cuenta y ambos nos hemos contentado con ir por caminos separados”, explicó.

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...