Las personas con autismo o discapacidad intelectual de comunidades latinas tienen menos probabilidad de recibir apoyo de Medicaid en Carolina del Norte, según detalló un estudio.

Dicho sector, tiene menos probabilidades de tener una exención de Medicaid para servicios en el hogar y en la comunidad en comparación con la población blanca. También la edad de una persona y el condado en el que vive también afectan sus posibilidades.

Las exenciones son la mayor fuente de fondos para los servicios de atención médica en el hogar y la comunidad en Estados Unidos, pero las disposiciones permiten que Medicaid —que es un seguro del gobierno federal para familias de bajos ingresos— cubra el transporte y los servicios de salud mental, así como la terapia del habla, física y ocupacional. 

Puede interesarte:

Sin embargo, la forma en que Medicaid administra estas exenciones depende de los estados individuales, lo que ha llevado a una amplia variación en su distribución, toda vez que los programas de exención tienen cupos limitados y, a menudo, una lista de espera. 

En Carolina del Norte, las personas permanecen en esa lista de espera durante 7 a 10 años, según la investigadora principal Michelle Franklin, investigadora asociada postdoctoral en el Centro Margolis para Políticas de Salud de la Universidad de Duke en Durham, Carolina del Norte, entrevistada por Spectrum, medio que reveló primero esta información.

El promedio nacional es de aproximadamente dos años, y la mayoría de los programas operan por orden de llegada.

Puede interesarte:

El análisis publicado en el Journal of Developmental & Behavioral Pediatrics en abril, se basó en datos de 53,531 personas con alrededor de 22,000 diagnosticadas solo con autismo y el resto diagnosticadas solo con discapacidad intelectual o tanto autismo como discapacidad intelectual, que se inscribieron en el programa. 

Así, se encontró que solo el 22 % tenía una exención de Medicaid.

Casi todas las personas con una exención recibieron al menos un servicio de salud mental, según el estudio; por el contrario, solo el 80 % de los que no tenían una exención recibieron al menos un servicio de salud mental.

Las personas con una exención también tenían un 31 % menos de probabilidades que las que no tenían de usar la sala de emergencias durante el período de estudio, encontraron los investigadores después de ajustar una serie de factores.

Latinos, con las peores oportunidades

Un análisis de la asignación de exenciones en el estado mostró disparidades según la raza, la ubicación, el sexo y la edad. Los latinos y los afroamericanos tenían un 37 % y un 15 % menos de probabilidades —respectivamente— de recibir una exención que los blancos. 

Los que vivían en áreas rurales, así como las mujeres y los niños, también tenían menos probabilidades de recibir una exención que los hombres adultos en áreas urbanas. 

La edad media de las personas con discapacidad intelectual, autismo o ambas condiciones con dispensa era de 32.8 años; para aquellos sin una exención, fue de 25.6 años.

Sin embargo, el estudio tiene varias limitaciones

El estudio solo incluyó participantes con un solo código de diagnóstico para autismo y discapacidad intelectual en los datos de reclamos; muchos estudios requieren dos o más de estos códigos, por lo que es posible que algunas personas hayan sido mal clasificadas.

Foto del avatar

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...