Poco después de que Iliana Díaz comenzara su primer día de vuelta en la oficina, ella y otros fueron hundidos por un tsunami de llamadas telefónicas.

Sentada y con mascarilla en una pequeña oficina de Legal Aid en Raleigh, Carolina del Norte, Díaz estaba entre los cinco trabajadores del centro de llamadas que intentaban frenéticamente hacer lo inalcanzable.

Pretendían responder a todos los mensajes que habían llegado de personas de bajos ingresos de Carolina del Norte que enfrentan la amenaza de desalojo después de la moratoria federal de desalojos.

Misma que caducó durante el pasado fin de semana.

La especialista en admisión bilingüe que se unió a Legal Aid of North Carolina ha visto un fuerte aumento en el volumen de llamadas recientes.

Y está motivada para ayudar a tantas personas como pueda.

"Si no contesto esa llamada telefónica, entonces es posible que esa persona no tenga la oportunidad de devolver la llamada", dijo Díaz.

“O que nunca tenga la oportunidad de recibir asistencia”.

¿Cómo informarse sobre los desalojos en Carolina del Norte?

Para muchos inquilinos con dificultades que han recibido avisos de desalojo, Legal Aid puede ser la última línea de defensa.

Dependiendo de cuánto dinero ganen, el bufete de abogados los conectará con un abogado gratuito u otra agencia.

O bien, compartirá información sobre los programas de asistencia de alquiler.

El programa de Oportunidades de Vivienda y Prevención de Desalojos (HOPE) de Carolina del Norte ofrece asistencia para el alquiler y los servicios públicos a inquilinos de bajos ingresos.

Lo hace en 88 de los condados más pequeños del estado.

Mientras que 12 condados más grandes están administrando sus propios programas.

El estado ha reservado aproximadamente 1.3 mil millones de dólares para ayudar a los inquilinos a cubrir sus costos de vivienda y servicios públicos.

Con casi mil millones de dólares para el programa HOPE y 300 millones para los 12 condados más grandes.

Carolina del Norte estima que ha otorgado un total de más de 305 millones de dólares a 81,039 hogares diferentes que califican para el programa HOPE.

Los 12 condados que supervisan sus propios programas han gastado aproximadamente $64 millones, según funcionarios estatales.

A marchas forzadas

Es así que en un día típico, el personal de admisión de Legal Aid de una docena -incluidas cinco personas que trabajan en persona en la oficina de la firma en Raleigh- recibirá alrededor de 1,500 llamadas.

De ellos, la oficina pondrá alrededor de 500 en su sistema.

Los trabajadores tendrán suerte si pueden responder a la mitad de eso.

“No estoy seguro de que cubramos la necesidad. Simplemente hacemos lo que podemos”, dijo James Tackett, supervisor de admisión de Legal Aid que asigna casos a los abogados.

Él se asegura de que las líneas telefónicas estén activas.

La pérdida de empleo inducida por la pandemia, un aumento de COVID-19 alimentado por la variante delta y la falta de conocimiento de los programas de asistencia de alquiler estatales y locales están creando un motivo adicional de preocupación.

"Lo que ha sido diferente es la gente que ha llamado por primera vez, gente que nunca ha tenido que hablar con un abogado", dijo Tackett.

“Tienen 45 años. Nunca dejaron de pagar el alquiler, nunca recibieron un aviso para ir a la corte, así que esa es la sorpresa".

Pero los temores de desalojos masivos después de la expiración de la moratoria no se han hecho realidad hasta ahora en algunas comunidades de Carolina del Norte.

No creen poder pagar el alquiler

El Sargento David Ruppe apenas notó el final de la moratoria federal de desalojos.

Lo hizo cuando llamó a la puerta de una casa móvil desgastada en el condado de Cleveland, una comunidad rural a una hora al Oeste de Charlotte.

"No hemos visto mucha diferencia en absoluto", dijo Ruppe.

“Todavía tendríamos desalojos emitidos por la corte y aún los serviríamos como si hubiera sucedido antes de COVID”.

Dijo que la oficina del alguacil anteriormente atendía de dos a tres desalojos por día, pero ese número se ha reducido a dos o tres por semana.

Atribuye el declive a la renuencia de los propietarios a presentar la documentación de desalojo en medio de la pandemia, aunque espera que eventualmente mejore.

El lunes por la mañana, le explicó a una mujer con tres meses de retraso en el pago del alquiler que el propietario había iniciado el proceso de desalojo.

Cuando la mujer le dijo a Ruppe que había pagado el alquiler atrasado, él respondió que tendría que traer un comprobante de pago a su próxima cita en la corte el 9 de agosto.

Según la Encuesta de pulso de hogares de la Oficina del Censo de Estados Unidos más reciente, aproximadamente 1 de cada 13 inquilinos de Carolina del Norte no confían en que podrán pagar el alquiler del próximo mes.

Los datos de la encuesta muestran que el 30 % de los encuestados cree que es al menos algo probable que sean desalojados dentro de dos meses.

Con información de The Associated Press

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS:

Pelosi pide a Biden extender moratoria a desalojos

Carolina del Norte, el segundo mejor estado para trabajar desde casa

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario