Ésta es la primera parte de una serie.

La Coalición Latinoamericana en Charlotte enfrentó un desafío a mitad del 2022. Alrededor de junio, decenas de migrantes recién llegados de Venezuela, Colombia, Nicaragua y Cuba comenzaron a aparecer en la oficina de Central Avenue. Muchos ante la escasez de vivienda y con la necesidad de un lugar para dormir.

La coalición "no es un refugio", explicó el director José Hernández-Paris, pero el personal se ha dedicado a buscar viviendas de emergencia.

Podría interesarte: Septiembre rompe récord de migrantes detenidos y cierra año fiscal con nivel histórico

“Estamos llegando a un punto en el que nuestra capacidad se ha superado”, dijo Hernández-Paris. “Nuestro temor es que en cualquier momento podamos recibir un autobús completo en lugar de ese goteo de tres familias por semana que requieren una gestión de casos extensa”.

Migrantes ayudan ante escasez de vivienda

Hasta ahora, las soluciones ante la escasez de vivienda han provenido de la comunidad de inmigrantes de Charlotte.

“Es muy difícil para las familias migrantes ver a otra familia migrante sin hogar, verlos en la calle. Las personas llaman a nuestra oficina y ofrecen espacio, una habitación o incluso su patio trasero”, dijo.

“Tenemos personas que están en tiendas de campaña en los patios traseros de las personas [que han ofrecido espacio] solo para asegurarse de que no estén en la calle. Es útil, pero no es sostenible y no es sano”.

La Coalición Latinoamericana en Central Avenue de Charlotte
La Coalición Latinoamericana ayuda a recibir inmigrantes en el área de Charlotte. Pero el director dice que nunca habían visto tantos casos de emergencia de familias migrantes. - Foto: Kayla Young, WFAE/La Noticia

Lo que experimenta la Coalición es un síntoma de una crisis regional. La agitación económica, humanitaria y política está impulsando la migración desde lugares como Haití, Cuba, Ucrania y Venezuela.

Un récord de 2.4 millones de personas fueron interceptadas este año en la frontera entre Estados Unidos y México. Para llegar allí, muchos inmigrantes viajaron desde América del Sur, o más lejos. Y algunos están siendo enviados lejos de la frontera a lugares como Charlotte.

"Ya colócanos las luces"

En un periodo de cuatro meses, de junio a septiembre, la Coalición procesó a más de 750 nuevos migrantes, alrededor del 40 % de ellos menores de 18 años.

Una de esas personas era Karina, una mujer de Venezuela, que había pasado la noche anterior durmiendo en la estación de autobuses de Greyhound en Charlotte con su esposo y sus tres hijos de 5, 10 y 15 años.

“Ya estábamos estresados” dijo. “Dios mío, ponnos la luz, por favor. Siempre has estado con nosotros. Sé que no es fácil todo, pero ya colócanos las luces. Por los niños, por favor.”

La estación de Greyhound en Charlotte
Para muchos migrantes, la estación de autobuses de Greyhound es su primera impresión de Charlotte. - Foto: Kayla Young, WFAE/La Noticia

Cuando llegaron a la oficina de la Coalición, Karina dijo que la familia estaba preocupada. Estaban al final de un viaje de casi 5,000 millas desde Sudamérica y sabían muy poco sobre Charlotte.

La forma en que Karina y su familia terminaron en la Coalición, sin hogar y sin saber a dónde ir, es una larga historia.

Comienza en Colombia, donde la familia vivió durante unos dos años.

Tiempos difíciles para migrantes en Sudamérica

Con el impacto económico del COVID-19, sobrevivir en Colombia se volvió difícil, dijo Karina. Pero no podía imaginar regresar a Venezuela, donde una crisis humanitaria ha llevado a más de 7 millones de personas a irse, principalmente a Colombia, Perú y otras partes de América Latina.

“Luego ya la cosa en Colombia también se fue tornando como que no tan complicada como en Venezuela”, dijo. “En Venezuela es súper complicado estar por todo, por donde uno lo busque, por política, en cuestión de salud, educación”.

La partida de Karina y su familia de Colombia, y su viaje a través de terrenos a menudo peligrosos hacia la frontera entre Estados Unidos y México, es parte de una tendencia más amplia, explicó Greg Weeks, profesor de estudios latinoamericanos en UNC Charlotte.

“El cambio ahora es de los venezolanos que tenían problemas tan serios en otros países latinoamericanos a los que fueron primero, que decidieron irse de esos lugares y venir a Estados Unidos”, dijo Weeks.

Un informe reciente de las Naciones Unidas encontró que 3 de cada 4 migrantes venezolanos en América Latina carecían de alimentos, vivienda, empleo o atención médica adecuados. En Colombia, alrededor del 30% de los niños venezolanos no estaban matriculados en la escuela.

“Las economías latinoamericanas no son fuertes. Entonces, cualquier grupo de migrantes, especialmente en gran número, será visto como alguien que compite por empleos, compite por servicios, ocupa lugares escasos en las escuelas”, dijo.

“Mi impresión fue que inicialmente había un sentimiento humanitario hacia los venezolanos. Pero a medida que pasó el tiempo y las economías se estancaron, eso también se transformó en más hostilidad”.

Trauma a lo largo del camino

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU. reportó más de 190,000 encuentros con venezolanos este año. Eso es casi cuatro veces la cantidad en 2021. Antes de eso, las detenciones en la frontera venezolana eran bajas, en gran parte porque el viaje desde Sudamérica es muy peligroso.

Weeks comparó las experiencias de los venezolanos con los peligros que enfrentan los centroamericanos que migran a través de Guatemala y México.

“Piense en lo que ya sabemos [acerca de la migración centroamericana] y luego agregue más distancia y una selva densa que está llena de lodo y mosquitos y cualquier otra cosa que se pueda imaginar”, dijo. “Para los venezolanos, es aún peor”.

Antes del viaje, Karina había escuchado historias de otros venezolanos sobre secuestros, lesiones graves y enfermedades en la selva. Cuando su esposo sugirió por primera vez la idea de hacer el viaje a los Estados Unidos, ella no quería ir.

Para proteger su salud mental, trató de no pensar en los riesgos ni ver videos publicados por otros migrantes. La alternativa era regresar sola a Venezuela con los niños.

Entonces, cuando llegó el momento, empacó sus maletas con artículos esenciales, como documentos y alimentos, y se dirigieron al Tapón del Darién, el tramo sin caminos de montañas y selva tropical que conecta Colombia y Panamá.

“Veo a mujeres embarazadas, niñas chiquitas llorando, adolescentes”, dijo.

A lo largo del camino, escuchó historias horribles de secuestros, robos y violaciones. Pero ella dijo que su familia tuvo suerte. Nadie resultó herido o cayó enfermo. Su peor experiencia, dijo, fue quedarse sin comida.

“Yo lo que hice fue ver a lo alrededor a mis hijos, los abracé y di gracias a Dios por protegernos”, dijo. Nunca vimos nada fuera de lo normal. De hecho, siempre había una persona que estaba pendiente de nosotros. Si yo me quedaba, él se quedaba, me buscaba, me ayudaba con sus niños y así íbamos.”

Llegar a la frontera

A pesar de los riesgos extremos, es probable que los venezolanos continúen migrando en cantidades considerables, dijo Weeks.

“Creo que la gente todavía piensa que las probabilidades o el riesgo valen la pena”, dijo. “Realmente no hay una gran respuesta si las condiciones económicas en Venezuela no mejoran”.

El número de migrantes que caminan por el Tapón del Darién ha crecido constantemente desde el inicio del año, según datos del gobierno panameño. En enero, menos de 5,000 migrantes hicieron el viaje. En octubre, casi 60,000 lo hicieron.

Alrededor del 70% de las personas que cruzan a Panamá a pie son venezolanos. Pero los migrantes de lugares tan lejanos como el Caribe, África y Asia también han optado por tomar esta ruta irregular.

Una familia migrante cruza el Río Bravo

Muchos se quedarán en América Latina. Otros terminarán en la frontera sur entre Estados Unidos y México.

“Esta es una circunstancia totalmente diferente”, dijo el presidente Joe Biden en una conferencia de prensa en octubre.

“Lo que está bajo mi vigilancia ahora es Venezuela, Cuba y Nicaragua. Y la capacidad de enviarlos de regreso a esos estados no es racional. … Estamos trabajando con México y otros países para ver si podemos detener el flujo”.

Cuando Karina y su familia llegaron este verano, la administración de Biden aún no había anunciado su nueva política para expulsar a los venezolanos en la frontera con México. Entonces, se les permitió cruzar.

México fue una de las partes más aterradoras del viaje. 

“México es fuerte,” dijo. “Fuerte porque corretean, persiguen. Bien sea los policías o bien sea las bandas organizadas.”

En cierto momento, la familia de Karina se unió a una caravana de lo que ella estimó era de unos 8,000 y 10,000 migrantes más.

La caravana era una forma de sentirse protegidos y evitar el arresto hasta llegar a su destino al otro lado del Río Bravo.

Fueron interceptados en Eagle Pass, Texas, lo que se ha convertido en un cruce fronterizo más popular. Más de 100,000 venezolanos fueron parados allí este año.

Karina dijo que la Patrulla Fronteriza tiene ojos en todas partes, por lo que fueron vistos inmediatamente al cruzar el río.

En Eagle Pass, informaron a los agentes fronterizos que no tenían amigos ni familiares en los Estados Unidos que pudieran acogerlos. Entonces, se les asignó una ciudad: Charlotte.

Karina dijo que no se les proporcionó ninguna información sobre los servicios de apoyo en Charlotte. Pero escucharon que la mayoría de las ciudades tendrían un refugio.

Los agentes fronterizos le dieron a Karina un teléfono con rastreo GPS, dijo, para verificar su presencia en el área de Charlotte. También recibió una orden para presentarse en el Tribunal de Inmigración de Charlotte, uno de los más estrictos del país.

Llegar a Charlotte desde la frontera sur y a la Coalición requeriría actos de caridad y confianza en gente desconocida. Eso viene en la Parte 2 de esta serie.

Esta historia fue producida mediante una colaboración entre WFAE y La Noticia. Puedes leerla en inglés en WFAE. This story is available in English on WFAE.

Kayla Young

Kayla Young

Kayla Young es periodista del programa Report for America. Cubre temas de inmigración y la comunidad latina para WFAE y La Noticia. Estudió periodismo en la Universidad de Texas en Austin.