En abril de 2018, Dana Janke llegó a Charlotte, Carolina del Norte, para visitar a su hermana Lynn y a John Doherty, de quien era cuñada.

Ella buscaba consuelo después de que su esposo socorrista sufriera una enfermedad posterior a un llamado de auxilio del 911.

Seis meses después, Lynn llamó a Dana para revelar un descubrimiento inquietante.

El sujeto tenía videos de su cuñada desnuda

John tenía una cámara oculta en la habitación de invitados en la que se había alojado Dana.

Y Lynn encontró docenas de videos de Dana.

"Ella me estaba diciendo que había uno tras otro, tras otro", dijo a FOX News Dana.

Estaban incluidos los de ella desnudándose.

Dana estaba atónita y aún más preocupada por el trauma que estaba experimentando su hermana Lynn.

“Inmediatamente quedó traumatizada; su respiración se volvió pegajosa”, dijo Dana.

“Ella estaba mirando los videos, yo no. Apenas podía respirar”.

Daños psicológicos graves

Dana está en terapia regular pero todavía lo sufre.

"Nunca entro a los vestidores; vas a cambiarte y en mi propia casa, miras a las rejillas de ventilación para ver si hay algo en ellas”, compartió.

“Crees que cada pieza de electrodoméstico tiene algo dentro”.

“Siempre te están filmando psicológicamente”.

El miedo es mayor cuando se cuestiona el alcance de esas filmaciones.

“¿Adónde fueron los videos? ¿Están en la web oscura? ¿La gente los está mirando ahora mismo? ¿La gente sabe quién soy?”, dijo acongojada.

Aunque John Doherty fue procesado por el fiscal de distrito de Charlotte Mecklenburg, su caso de delito grave se redujo a un delito menor.

Él se declaró "sin oposición" y no cumplió condena en la cárcel.

Sin embargo, según el fiscal asignado, tenían "pruebas de delitos adicionales no imputados".

Esto incluye "evidencia de videos pornográficos y fotografías de mujeres que no dieron su consentimiento y algunos adolescentes".

Busca un castigo mayor

Dana siente que John Doherty "no ha tenido un castigo que se ajuste al crimen”.

Y que está entablando una demanda civil en su contra como "un último esfuerzo por tener algo de castigo".

Aunque la demanda busca daños monetarios, Dana dice que no necesita el dinero.

Ella necesita "justicia".

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario