El gobierno federal se enfrenta a un número récord de demandas por demoras en el procesamiento de solicitudes de inmigración. Ya se han presentado más de 6,000 demandas este año fiscal. Esto es aproximadamente tres veces más de las demandas anuales que se presentaron hace dos años, según analistas de datos de la Universidad de Syracuse.

En Carolina del Norte, los abogados dicen que las demoras en el trámite de las solicitudes migratorias prolonga las separaciones familiares y perjudica a las empresas.

Podría interesarte:

El año pasado, el Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS en inglés) recibió alrededor de nueve millones de solicitudes, la cifra más alta desde el 2017.

Sin embargo, el aumento no es la razón por la cual la agencia está tardando más en procesar las solicitudes. Doug Thie, un abogado de inmigración en Charlotte, explicó que el problema comenzó a desarrollarse antes de la pandemia.

“Estamos viendo esto en parte debido al COVID, en parte debido al cambio en la administración y los retrasos de la administración anterior. Los tiempos de procesamiento de las solicitudes se han disparado. Esa sería probablemente la única frase apropiada”, dijo Thie a La Noticia.

Demora de años en solicitudes migratorias

Los tiempos de espera varían ampliamente, según el tipo de solicitud y la complejidad del caso.

Para las visas U, otorgadas a víctimas de delitos, USCIS actualmente estima una espera de cinco años para completar la mayoría de los casos.

Para los cónyuges de ciudadanos estadounidenses, las solicitudes de residencia o "green card" demoran alrededor de 20 meses en el centro de procesamiento de Charlotte. La abogada de inmigración Jessica Alatorre dijo que ese no era el caso hasta hace poco.

“Antes, nunca le había dicho a nadie más de 12 meses, y eso era si su caso realmente requería más tiempo por tener un archivo más grande”, dijo Alatorre.

Durante la administración de Donald Trump, Alatorre dijo que sus clientes comenzaron a recibir más solicitudes de entrevistas en persona y más solicitudes de evidencia. Luego vinieron los recortes de gastos del USCIS, una congelación de contrataciones y licencias de personal en el 2020, todo lo cual contribuyó a la acumulación actual.

“No había foco. Pedían más documentos, sobre todo. Bajo la administración de Biden, creo que ha habido un esfuerzo concertado para reducirlo a un tema específico”, dijo Alatorre.

Cómo resolver el problema

USCIS ha reconocido públicamente el problema. En marzo, la agencia anunció planes para contratar más personal y esforzarse por lograr tiempos de procesamiento más rápidos, de dos semanas a seis meses.

Thie explicó la importancia de que los procesos funcionen correctamente en la agencia, la que recibe millones de solicitudes al año.

“Es un gran gigante burocrático donde la eficiencia es esencial. Bajo la administración anterior, la eficiencia no era un enfoque. Es algo que toca todos los aspectos de la vida cotidiana. Toca a los negocios, a las familias. Toca a las iglesias y organizaciones religiosas”, dijo Thie.

El abogado Doug Thie habla con La Noticia por Zoom.

Las esperas prolongadas pueden significar perderse hitos importantes de la vida y la separación de los ciudadanos estadounidenses de sus familiares, agregó Thie.

“En ese período de 12 a 24 meses en el que está esperando que un niño obtenga la tarjeta verde, aprende a caminar, aprende a hablar, aprende el alfabeto, momentos en los que los padres, desafortunadamente, no podrían estar allí”, dijo Thie.

Presentar una demanda para obligar a la acción del gobierno, conocida como mandato judicial, puede causar mucha ansiedad en los solicitantes, acotó Alatorre.

“Un mandato judicial no significa que el resultado será a su favor”, dijo Alatorre.

“Entonces, los clientes a menudo se enfrentan al tipo de decisión imposible, entre seguir esperando y aguantando porque no tienen otra opción; o presentar esta demanda que podría alentar una decisión negativa más rápido”.

Si bien la decisión final puede ser no a favor del solicitante, Alatorre asegura que las demandas para obligar a la acción funcionan.

“Lo que hemos visto es que una vez que se presentó la demanda, recibimos rápidamente una llamada del abogado del gobierno que desea discutir un acuerdo, desea discutir la desestimación [de la demanda]”, menciona Alatorre.

“Esto nos muestra es que demandar al gobierno funciona a favor de las personas”.

Sin embargo, un elemento disuasorio importante para presentar una demanda puede ser el costo. Thie comenta que muchos optan por el juego de la espera debido a limitaciones financieras.

Esta historia fue producida mediante una colaboración entre WFAE y La Noticia. Leerla en inglés aquí.

Kayla Young

Kayla Young

Kayla Young es periodista del programa Report for America. Cubre temas de inmigración y la comunidad latina para WFAE y La Noticia. Estudió periodismo en la Universidad de Texas en Austin.