Dos años después de que un bebé de 6 meses fue encontrado muerto en un cementerio de Charlotte, un juez condenó a su madre a 11 años de prisión.

Tamara Brown tendrá que cumplir una pena de entre 96 y 137 meses de prisión tras declararse culpable de homicidio involuntario, abuso infantil grave y robo de derecho consuetudinario.

En febrero de 2020, la policía arrestó a Brown tras el hallazgo del cuerpo sin vida de su hijo, Chi-Liam Cody Brown-Erickson, en el cementerio Sharon Memorial Park.

Una vez que cumpla su condena en prisión, Brown permanecerá en libertad condicional supervisada por tres años más. Si llega a violar la libertad condicional deberá pagar con una pena de 13 a 25 meses más en prisión.

El 20 de febrero de 2020, el Departamento de Policía de Matthews informó que Tamara Brown y Chi-Liam desaparecieron del área de Gander Cove Lane alrededor de las 10:00 p.m.

Poco después de las 4:00 a.m. del 22 de febrero, policías de Matthews, CMPD y la Unidad Bloodhound del Sheriff del Condado de Union, encontraron a Chi-Liam.

Brown había sido detenida una noche antes cerca de Galleria Boulevard por robo con derecho común y dos cargos de asalto a un funcionario del gobierno. De acuerdo a los informes, robó el iPhone de un hombre y escupió y mordió a los agentes de CMPD.

Aldo Mendoza

Egresado de la carrera de Comunicación y Periodismo en la Facultad de Estudios Superiores Aragón, UNAM. amendoza@lanoticia.com

Deja un comentario